Volvariella gloiocephala

Hongo de paja

Los hongos Amanita no son los únicos que tienen una volva en la base del tallo; los hongos del género Volvariella también la tienen. La Volvariella gloiocephala (sin. Volvariella speciosa) crece, en efecto, en los campos en los que se han cosechado los cultivos para dejar rastrojos (y no tienen por qué ser cultivos de cereales; he visto campos de coles despejados salpicados de cientos de estos grandes hongos blancos). Los arcenes de las carreteras y los pastos permanentes también son lugares en los que puede aparecer esta hermosa seta.
El Stubble Rosegill es bastante común en Gran Bretaña e Irlanda, donde se ve más a menudo en campos que han sido cosechados de un cultivo de grano (u ocasionalmente algún otro cultivo alimenticio como las coles). Este hongo está aún más extendido y es más abundante en el sur de Europa continental, y a menudo se repite en las mismas zonas de hierba
Cuando el micólogo suizo Augustin Pyramus de Candolle describió este hongo en 1815 lo llamó Agaricus gloiocephalus. (La mayoría de los hongos con branquias se colocaron inicialmente en un género gigante, Agaricus, que ahora se ha redistribuido en muchos otros géneros). Hasta hace poco su nombre científico generalmente aceptado databa de 1986, cuando los micólogos Teun Boekhout y Manfred Enderle le dieron el nombre de Volvariella gloiocephala. Luego, en una publicación de 2011 del micólogo italiano Alfredo Vizzini y sus colegas, la Stubble Rosegill adquirió el nuevo nombre de Volvopluteus gloiocephalus.

Volvariella gloiocephala 2020

Volvopluteus gloiocephalus, comúnmente conocida como seta de vaina grande, grisette de agallas rosas o rosegill de rastrojo, es una especie de seta de la familia Pluteaceae. Durante la mayor parte del siglo XX se ha conocido con los nombres de Volvariella gloiocephala o Volvariella speciosa, pero recientes estudios moleculares la han situado como la especie tipo del género Volvopluteus, recién creado en 2011. El sombrero de esta seta mide unos 5-15 cm de diámetro, varía de blanco a gris o gris-marrón, y es marcadamente pegajoso cuando está fresco. Las branquias comienzan siendo blancas, pero pronto se vuelven rosadas. El estipe es blanco y tiene una volva en forma de saco en la base. Las características microscópicas y los datos de la secuencia de ADN son de gran importancia para separar V. gloiocephalus de las especies relacionadas. V. gloiocephalus es un hongo saprotrófico que crece en campos de hierba y en acumulaciones de materia orgánica como el compost o los montones de astillas de madera. Se ha registrado en todos los continentes, excepto en la Antártida.
Este taxón tiene una larga y enrevesada historia de nomenclatura. Fue descrito originalmente como Agaricus gloiocephalus por el botánico suizo Augustin Pyramus de Candolle en 1815[2] y posteriormente sancionado con este nombre por Elias Magnus Fries en 1821[3] El micólogo francés Claude Gillet lo transfirió en 1878[4] al género Volvaria erigido por Paul Kummer pocos años antes, en 1871[5] El nombre Volvaria ya estaba tomado, pues había sido acuñado por De Candolle para un género de líquenes en 1805. [6] El nombre genérico Volvariella, propuesto por el micólogo argentino Carlos Luis Spegazzini en 1899,[7] acabaría siendo adoptado para este grupo en 1953, después de que el Comité de Nomenclatura para Hongos[8], establecido bajo los principios del Código Internacional de Nomenclatura Botánica, rechazara una propuesta para conservar el Volvaria de Kummer frente al Volvaria de De Candolle.

Volvariella bombycinafungus

Volvopluteus gloiocephalus, comúnmente conocida como seta de vaina grande, grisette de agallas rosas o rosegill de rastrojo, es una especie de seta de la familia Pluteaceae. Durante la mayor parte del siglo XX se ha conocido con los nombres de Volvariella gloiocephala o Volvariella speciosa, pero recientes estudios moleculares la han situado como la especie tipo del género Volvopluteus, recién creado en 2011. El sombrero de esta seta mide unos 5-15 cm de diámetro, varía de blanco a gris o gris-marrón, y es marcadamente pegajoso cuando está fresco. Las branquias comienzan siendo blancas, pero pronto se vuelven rosadas. El estipe es blanco y tiene una volva en forma de saco en la base. Las características microscópicas y los datos de la secuencia de ADN son de gran importancia para separar V. gloiocephalus de las especies relacionadas. V. gloiocephalus es un hongo saprotrófico que crece en campos de hierba y en acumulaciones de materia orgánica como el compost o los montones de astillas de madera. Se ha registrado en todos los continentes, excepto en la Antártida.
Este taxón tiene una larga y enrevesada historia de nomenclatura. Fue descrito originalmente como Agaricus gloiocephalus por el botánico suizo Augustin Pyramus de Candolle en 1815[2] y posteriormente sancionado con este nombre por Elias Magnus Fries en 1821[3] El micólogo francés Claude Gillet lo transfirió en 1878[4] al género Volvaria erigido por Paul Kummer pocos años antes, en 1871[5] El nombre Volvaria ya estaba tomado, pues había sido acuñado por De Candolle para un género de líquenes en 1805. [6] El nombre genérico Volvariella, propuesto por el micólogo argentino Carlos Luis Spegazzini en 1899,[7] acabaría siendo adoptado para este grupo en 1953, después de que el Comité de Nomenclatura para Hongos[8], establecido bajo los principios del Código Internacional de Nomenclatura Botánica, rechazara una propuesta para conservar el Volvaria de Kummer frente al Volvaria de De Candolle.

Volvariella volvacea

Volvopluteus gloiocephalus, comúnmente conocida como seta de vaina grande, grisette de agallas rosas o rosegill de rastrojo, es una especie de seta de la familia Pluteaceae. Durante la mayor parte del siglo XX se ha conocido con los nombres de Volvariella gloiocephala o Volvariella speciosa, pero recientes estudios moleculares la han situado como la especie tipo del género Volvopluteus, recién creado en 2011. El sombrero de esta seta mide unos 5-15 cm de diámetro, varía de blanco a gris o gris-marrón, y es marcadamente pegajoso cuando está fresco. Las branquias comienzan siendo blancas, pero pronto se vuelven rosadas. El estipe es blanco y tiene una volva en forma de saco en la base. Las características microscópicas y los datos de la secuencia de ADN son de gran importancia para separar V. gloiocephalus de las especies relacionadas. V. gloiocephalus es un hongo saprotrófico que crece en campos de hierba y en acumulaciones de materia orgánica como el compost o los montones de astillas de madera. Se ha registrado en todos los continentes, excepto en la Antártida.
Este taxón tiene una larga y enrevesada historia de nomenclatura. Fue descrito originalmente como Agaricus gloiocephalus por el botánico suizo Augustin Pyramus de Candolle en 1815[2] y posteriormente sancionado con este nombre por Elias Magnus Fries en 1821[3] El micólogo francés Claude Gillet lo transfirió en 1878[4] al género Volvaria erigido por Paul Kummer pocos años antes, en 1871[5] El nombre Volvaria ya estaba tomado, pues había sido acuñado por De Candolle para un género de líquenes en 1805. [6] El nombre genérico Volvariella, propuesto por el micólogo argentino Carlos Luis Spegazzini en 1899,[7] acabaría siendo adoptado para este grupo en 1953, después de que el Comité de Nomenclatura para Hongos[8], establecido bajo los principios del Código Internacional de Nomenclatura Botánica, rechazara una propuesta para conservar el Volvaria de Kummer frente al Volvaria de De Candolle.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad