Tuber

Allium

Los tubérculos son estructuras agrandadas que se utilizan como órganos de almacenamiento de nutrientes en algunas plantas. Se utilizan para la perennidad de la planta (supervivencia durante el invierno o los meses secos), para proporcionar energía y nutrientes para el rebrote durante la siguiente temporada de crecimiento y como medio de reproducción asexual[1] Los tubérculos de tallo forman rizomas engrosados (tallos subterráneos) o estolones (conexiones horizontales entre organismos); entre las especies conocidas con tubérculos de tallo se encuentran la patata y el ñame. Algunos autores también incluyen en esta definición las raíces laterales modificadas (tubérculos de raíz), que se encuentran en las batatas, la yuca y las dalias.
Un tubérculo de tallo se forma a partir de rizomas o estolones engrosados. Los lados superiores del tubérculo producen brotes que se convierten en los típicos tallos y hojas, y los lados inferiores producen raíces. Suelen formarse a los lados de la planta madre y suelen situarse cerca de la superficie del suelo. El tubérculo subterráneo es normalmente un órgano de almacenamiento y regeneración de corta duración que se desarrolla a partir de un brote que se ramifica de una planta madura. Los vástagos o nuevos tubérculos se adhieren a un tubérculo madre o se forman en el extremo de un rizoma hipogeo (iniciado bajo tierra). En otoño la planta muere, excepto los nuevos tubérculos hijos, que tienen una yema dominante que en primavera vuelve a crecer un nuevo brote que produce tallos y hojas; en verano los tubérculos se descomponen y empiezan a crecer nuevos tubérculos. Algunas plantas también forman tubérculos más pequeños y/o tubérculos que actúan como semillas, produciendo pequeñas plantas que se asemejan (en morfología y tamaño) a las plántulas. Algunos tubérculos de tallo son longevos, como los de las begonias tuberosas, pero muchas plantas tienen tubérculos que sólo sobreviven hasta que las plantas han echado todas las hojas, momento en el que el tubérculo se reduce a una cáscara arrugada.

Tulipán

Los tallos de los tubérculos (o parte de ellos) se agrandan para almacenar nutrientes. El almidón (formado por muchas moléculas de glucosa) es el alimento más comúnmente almacenado en los tubérculos, aunque otros carbohidratos, como la inulina (formada por muchas moléculas de fructosa), se almacenan en los tubérculos de ciertos tipos de plantas, como la pataca (Helianthus tuberosus)[2].
La finalidad de los tubérculos es guardar el alimento y la reproducción. En condiciones naturales, las partes del tallo que conectan los tubérculos con el tallo principal mueren en otoño o invierno. Los tubérculos se dejan en el suelo y son capaces de producir brotes a partir de sus yemas en la primavera siguiente[2].
Las patatas también se reproducen artificialmente mediante trozos de tubérculos, llamados «trozos de semillas». Un tubérculo se corta en trozos, cada uno con uno o más «ojos» (un «ojo» de patata es un grupo de yemas cubiertas por hojas muy pequeñas). Estos trozos se plantan y cada uno produce una nueva planta a partir de uno de sus «ojos»[2].
Una raíz tuberosa o raíz de almacenamiento, es una raíz lateral modificada, hecha más grande para funcionar como órgano de almacenamiento; a veces estas raíces se llaman «tubérculos» pero son raíces, no tallos modificados como los verdaderos tubérculos. Por lo tanto, su origen es diferente, pero su función y aspecto son similares a los de los tubérculos. Algunos ejemplos de plantas con importantes raíces tuberosas son la batata, la yuca, el ñame y la dalia.

Tubérculos de dalia

Los tubérculos son estructuras agrandadas que se utilizan como órganos de almacenamiento de nutrientes en algunas plantas. Se utilizan para la perennidad de la planta (supervivencia durante el invierno o los meses secos), para proporcionar energía y nutrientes para el rebrote durante la siguiente temporada de crecimiento y como medio de reproducción asexual[1] Los tubérculos de tallo forman rizomas engrosados (tallos subterráneos) o estolones (conexiones horizontales entre organismos); entre las especies conocidas con tubérculos de tallo están la patata y el ñame. Algunos autores también incluyen en esta definición las raíces laterales modificadas (tubérculos de raíz), que se encuentran en las batatas, la yuca y las dalias.
Un tubérculo de tallo se forma a partir de rizomas o estolones engrosados. Los lados superiores del tubérculo producen brotes que se convierten en los típicos tallos y hojas, y los lados inferiores producen raíces. Suelen formarse a los lados de la planta madre y suelen situarse cerca de la superficie del suelo. El tubérculo subterráneo es normalmente un órgano de almacenamiento y regeneración de corta duración que se desarrolla a partir de un brote que se ramifica de una planta madura. Los vástagos o nuevos tubérculos se adhieren a un tubérculo madre o se forman en el extremo de un rizoma hipogeo (iniciado bajo tierra). En otoño la planta muere, excepto los nuevos tubérculos hijos, que tienen una yema dominante que en primavera vuelve a crecer un nuevo brote que produce tallos y hojas; en verano los tubérculos se descomponen y empiezan a crecer nuevos tubérculos. Algunas plantas también forman tubérculos más pequeños y/o tubérculos que actúan como semillas, produciendo pequeñas plantas que se asemejan (en morfología y tamaño) a las plántulas. Algunos tubérculos de tallo son longevos, como los de las begonias tuberosas, pero muchas plantas tienen tubérculos que sólo sobreviven hasta que las plantas han echado todas las hojas, momento en el que el tubérculo se reduce a una cáscara arrugada.

Comentarios

Los tubérculos son estructuras agrandadas que se utilizan como órganos de almacenamiento de nutrientes en algunas plantas. Se utilizan para la perennidad de la planta (supervivencia durante el invierno o los meses secos), para proporcionar energía y nutrientes para el rebrote durante la siguiente temporada de crecimiento y como medio de reproducción asexual[1] Los tubérculos de tallo forman rizomas engrosados (tallos subterráneos) o estolones (conexiones horizontales entre organismos); entre las especies conocidas con tubérculos de tallo están la patata y el ñame. Algunos autores también incluyen en esta definición las raíces laterales modificadas (tubérculos de raíz), que se encuentran en las batatas, la yuca y las dalias.
Un tubérculo de tallo se forma a partir de rizomas o estolones engrosados. Los lados superiores del tubérculo producen brotes que se convierten en los típicos tallos y hojas, y los lados inferiores producen raíces. Suelen formarse a los lados de la planta madre y suelen situarse cerca de la superficie del suelo. El tubérculo subterráneo es normalmente un órgano de almacenamiento y regeneración de corta duración que se desarrolla a partir de un brote que se ramifica de una planta madura. Los vástagos o nuevos tubérculos se adhieren a un tubérculo madre o se forman en el extremo de un rizoma hipogeo (iniciado bajo tierra). En otoño la planta muere, excepto los nuevos tubérculos hijos, que tienen una yema dominante que en primavera vuelve a crecer un nuevo brote que produce tallos y hojas; en verano los tubérculos se descomponen y empiezan a crecer nuevos tubérculos. Algunas plantas también forman tubérculos más pequeños y/o tubérculos que actúan como semillas, produciendo pequeñas plantas que se asemejan (en morfología y tamaño) a las plántulas. Algunos tubérculos de tallo son longevos, como los de las begonias tuberosas, pero muchas plantas tienen tubérculos que sólo sobreviven hasta que las plantas han echado todas las hojas, momento en el que el tubérculo se reduce a una cáscara arrugada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad