Tricholoma pardinum

Comentarios

Este llamativo hongo micorrícico es muy raro en Gran Bretaña, con un solo avistamiento registrado formalmente. Es más común en el centro y sur de Europa continental. El Tricholoma pardinum también está registrado en algunas partes de Norteamérica.
Se ha debatido mucho sobre la autoridad de esta especie, e incluso después de dos siglos de discusiones todavía surgen desacuerdos esporádicos. Aunque este hongo fue descrito científicamente en 1801 por Christiaan Hendrik Persoon, está claro que otros que registraron esta especie antes que él también tienen afirmaciones dignas de consideración. Jacob Christian Schaeffer fue uno de ellos, al igual que el micólogo suizo Louis Gabriel Abraam Samuel Jean Secretan (1758 – 1839). Aunque Secretan era abogado, parece que no tenía en cuenta las normas de denominación botánica; por ello, los nombres que asignó no suelen ser válidos, a menos que hayan sido reeditados posteriormente por otros autores.
En su publicación de 1762 Fungorum qui in Bavaria et Palatinatu circa Ratisbonam nascuntur icones, nativis coloribus expressae, Jacob Christian Schaeffer incluyó una ilustración (arriba) de un hongo que se parece mucho al Tricholoma pardinum, aunque su descripción científica de la especie era bastante menos clara. Schaeffer llamaba a esta seta Agaricus tigrins (en una época en la que la mayoría de los hongos con branquias se incluían en el género Agaricus, que desde entonces se ha redistribuido en gran medida en muchos géneros nuevos), lo que podría considerarse como sinónimo de Tricholoma pardinum; sin embargo, el epíteto específico tigrinus no es válido porque se ha asignado a Lentinus tigrinis, un miembro honorario con branquias de la familia Polyporaceae.

Tricholoma pardinum del momento

Este llamativo hongo micorrizado es muy raro en Gran Bretaña, con un solo avistamiento registrado formalmente. Es más común en el centro y sur de Europa continental. El Tricholoma pardinum también está registrado en algunas partes de Norteamérica.
Se ha debatido mucho sobre la autoridad de esta especie, e incluso después de dos siglos de discusiones todavía surgen desacuerdos esporádicos. Aunque este hongo fue descrito científicamente en 1801 por Christiaan Hendrik Persoon, está claro que otros que registraron esta especie antes que él también tienen afirmaciones dignas de consideración. Jacob Christian Schaeffer fue uno de ellos, al igual que el micólogo suizo Louis Gabriel Abraam Samuel Jean Secretan (1758 – 1839). Aunque Secretan era abogado, parece que no tenía en cuenta las normas de denominación botánica; por ello, los nombres que asignó no suelen ser válidos, a menos que hayan sido reeditados posteriormente por otros autores.
En su publicación de 1762 Fungorum qui in Bavaria et Palatinatu circa Ratisbonam nascuntur icones, nativis coloribus expressae, Jacob Christian Schaeffer incluyó una ilustración (arriba) de un hongo que se parece mucho al Tricholoma pardinum, aunque su descripción científica de la especie era bastante menos clara. Schaeffer llamaba a esta seta Agaricus tigrins (en una época en la que la mayoría de los hongos con branquias se incluían en el género Agaricus, que desde entonces se ha redistribuido en gran medida en muchos géneros nuevos), lo que podría considerarse como sinónimo de Tricholoma pardinum; sin embargo, el epíteto específico tigrinus no es válido porque se ha asignado a Lentinus tigrinis, un miembro honorario con branquias de la familia Polyporaceae.

Toxicidad del tricholoma equestre

Este llamativo hongo micorrícico es muy raro en Gran Bretaña, con un solo avistamiento registrado formalmente. Es más común en el centro y sur de Europa continental. El Tricholoma pardinum también está registrado en algunas partes de Norteamérica.
Se ha debatido mucho sobre la autoridad de esta especie, e incluso después de dos siglos de discusiones todavía surgen desacuerdos esporádicos. Aunque este hongo fue descrito científicamente en 1801 por Christiaan Hendrik Persoon, está claro que otros que registraron esta especie antes que él también tienen afirmaciones dignas de consideración. Jacob Christian Schaeffer fue uno de ellos, al igual que el micólogo suizo Louis Gabriel Abraam Samuel Jean Secretan (1758 – 1839). Aunque Secretan era abogado, parece que no tenía en cuenta las normas de denominación botánica; por ello, los nombres que asignó no suelen ser válidos, a menos que hayan sido reeditados posteriormente por otros autores.
En su publicación de 1762 Fungorum qui in Bavaria et Palatinatu circa Ratisbonam nascuntur icones, nativis coloribus expressae, Jacob Christian Schaeffer incluyó una ilustración (arriba) de un hongo que se parece mucho al Tricholoma pardinum, aunque su descripción científica de la especie era bastante menos clara. Schaeffer llamaba a esta seta Agaricus tigrins (en una época en la que la mayoría de los hongos con branquias se incluían en el género Agaricus, que desde entonces se ha redistribuido en gran medida en muchos géneros nuevos), lo que podría considerarse como sinónimo de Tricholoma pardinum; sin embargo, el epíteto específico tigrinus no es válido porque se ha asignado a Lentinus tigrinis, un miembro honorario con branquias de la familia Polyporaceae.

Wikipedia

Este llamativo hongo micorrícico es muy raro en Gran Bretaña, con un solo avistamiento registrado formalmente. Es más común en el centro y sur de Europa continental. El Tricholoma pardinum también está registrado en algunas partes de Norteamérica.
Se ha debatido mucho sobre la autoridad de esta especie, e incluso después de dos siglos de discusiones todavía surgen desacuerdos esporádicos. Aunque este hongo fue descrito científicamente en 1801 por Christiaan Hendrik Persoon, está claro que otros que registraron esta especie antes que él también tienen afirmaciones dignas de consideración. Jacob Christian Schaeffer fue uno de ellos, al igual que el micólogo suizo Louis Gabriel Abraam Samuel Jean Secretan (1758 – 1839). Aunque Secretan era abogado, parece que no tenía en cuenta las normas de denominación botánica; por ello, los nombres que asignó no suelen ser válidos, a menos que hayan sido reeditados posteriormente por otros autores.
En su publicación de 1762 Fungorum qui in Bavaria et Palatinatu circa Ratisbonam nascuntur icones, nativis coloribus expressae, Jacob Christian Schaeffer incluyó una ilustración (arriba) de un hongo que se parece mucho al Tricholoma pardinum, aunque su descripción científica de la especie era bastante menos clara. Schaeffer llamaba a esta seta Agaricus tigrins (en una época en la que la mayoría de los hongos con branquias se incluían en el género Agaricus, que desde entonces se ha redistribuido en gran medida en muchos géneros nuevos), lo que podría considerarse como sinónimo de Tricholoma pardinum; sin embargo, el epíteto específico tigrinus no es válido porque se ha asignado a Lentinus tigrinis, un miembro honorario con branquias de la familia Polyporaceae.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad