Suelos calizos

Suelos calizos

Oolita

ResumenAntecedentes y objetivosEl objetivo de este trabajo fue determinar la influencia del sustrato del suelo en las características y propiedades de un tipo específico de miel. Para ello, se analizaron las características de una miel monofloral típica, la miel de tomillo, producida en una región mediterránea concreta. Thymus es un género de plantas aromáticas perennes originarias de Europa, el norte de África y Asia.MétodosSe estudiaron un total de 70 muestras de miel procedentes de colmenas situadas en suelos calizos (38 muestras) o yesosos (32 muestras). Se analizaron las propiedades físicas y químicas de cada muestra mediante ensayos estándar.ResultadosDentro de la misma zona geográfica y a pesar de un contenido similar de polen de tomillo, se observó una variación en las características fisicoquímicas, antioxidantes y sensoriales de las mieles monoflorales. La cuantificación de ciertos parámetros fisicoquímicos de la miel indicó que estas características estaban influidas por el tipo de suelo. En efecto, el tipo de suelo de la zona de asentamiento de las colmenas, calcáreo o yesoso, influye en la conductividad, la capacidad antioxidante, el color y la composición florística.ConclusionesEl presente trabajo demuestra que el tipo de suelo (yeso o calcáreo) influye en las características de la miel, aportando potencialmente un valor añadido al mercado de estos productos.

Suelo de pizarra

Los análisis de hojas y muestras de suelo de la zona de enraizamiento de rododendros silvestres (chinos) han confirmado que algunas especies pueden crecer en suelos que contienen altas proporciones de piedra caliza y tienen un pH elevado. Algunos ejemplares sanos muestran bajas concentraciones de hierro y manganeso en las hojas, y las deficiencias de estos elementos son posibles causas de clorosis en rododendros cultivados en suelos alcalinos. Sin embargo, muchos rododendros y otras plantas ericáceas muestran un contenido muy alto de manganeso en su follaje, y la descomposición foliar puede desempeñar un papel importante en el suministro de manganeso para las plantas vivas.
Turcz. que crecen en contenedores en medios suplementados con cal (Chaanin, 1998). Pero la fuerza de la creencia de que las condiciones ácidas son siempre esenciales ha conducido a intentos de explicar estas observaciones, y las explicaciones hipotéticas se convierten con el tiempo en afirmaciones, que luego se aceptan como hechos.
Hemos estudiado los rododendros que crecen en las montañas calcáreas del noroeste de Yunnan (China) [fotografía 1], examinando tanto las propias plantas como los suelos en los que crecen, así como muestras de roca y agua extraídas de las zonas radiculares. Elegimos lugares con un pH* del suelo que oscilaba entre 3,7 y 8,6, todos ellos con rododendros sanos. De hecho, nunca encontramos ningún

Ver más

El pH del suelo indica el grado de acidez o alcalinidad del mismo, y se informa utilizando una escala que va de cero a 14, siendo el pH 7,0 el punto neutro. Los suelos con valores de pH inferiores a 7,0 son ácidos y superiores a 7,0 son alcalinos. El pH del suelo mide la concentración de iones de hidrógeno en la solución del suelo, que es sólo una parte muy pequeña del total de iones de hidrógeno que se encuentran en el suelo. La concentración en la solución se denomina acidez activa. La mayor parte de la concentración de iones de hidrógeno se adsorbe a las partículas de arcilla y materia orgánica del suelo y se denomina acidez de reserva del suelo. Cuanto mayor sea el contenido de arcilla y/o materia orgánica de un suelo, mayor será su capacidad de retener iones de hidrógeno y, por tanto, mayor será su acidez de reserva. Para poner esto en perspectiva, mientras que sólo se necesitaría de 1/8 a 2 libras de carbonato de calcio (piedra caliza) por acre para neutralizar los iones de hidrógeno en la solución del suelo (acidez activa), se necesitarían varias toneladas de piedra caliza por acre para neutralizar los iones de hidrógeno que se mantienen en reserva en los sitios de intercambio del suelo.

Suelo de lodo

La caliza es un tipo común de roca sedimentaria carbonatada. Está compuesta principalmente por los minerales calcita y aragonito, que son diferentes formas cristalinas de carbonato de calcio (CaCO3). La caliza se forma cuando estos minerales se precipitan del agua que contiene calcio disuelto. Esto puede ocurrir mediante procesos biológicos y no biológicos, aunque los procesos biológicos han sido probablemente más importantes durante los últimos 540 millones de años[1] La piedra caliza contiene a menudo fósiles, y éstos proporcionan a los científicos información sobre entornos antiguos y sobre la evolución de la vida[2].
Aproximadamente entre el 20% y el 25% de las rocas sedimentarias son rocas carbonatadas, y la mayoría de ellas son calizas[3][2] El resto de las rocas carbonatadas son en su mayoría dolomitas, una roca estrechamente relacionada, que contiene un alto porcentaje del mineral dolomita, CaMg(CO3)2. La caliza magnesiana es un término obsoleto y mal definido que se utiliza de forma diversa para la dolomita, para la caliza que contiene una cantidad significativa de dolomita (caliza dolomítica), o para cualquier otra caliza que contenga un porcentaje significativo de magnesio[4] La mayor parte de la caliza se formó en entornos marinos poco profundos, como plataformas o plataformas continentales, aunque se formaron cantidades más pequeñas en muchos otros entornos. Gran parte de la dolomita es dolomita secundaria, formada por la alteración química de la caliza[5][6] La caliza está expuesta en grandes regiones de la superficie de la Tierra, y como la caliza es ligeramente soluble en el agua de lluvia, estas exposiciones a menudo se erosionan para convertirse en paisajes kársticos. La mayoría de los sistemas de cuevas se encuentran en lechos de roca caliza.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad