Stropharia

Stropharia en línea

El hongo de guiso marrón o stropharia rojo vino se confunde fácilmente con el bolete de laurel (Boletus badius, syn. Xerocomus badius). Sin embargo, este último, al igual que el hongo Boletus, no puede cultivarse en el jardín.
Es originario de Europa Central y aparece principalmente en los meses de verano y otoño en forma de grupos de setas sobre el mantillo, la paja podrida y la madera. Tiene un aspecto casi clásico y a menudo se le compara con el bolete de laurel, pero desgraciadamente no es ni la mitad de sabroso.
El sombrero puede tener un diámetro de hasta 10 cm (a veces hasta 20 cm). Suele crecer en racimos o racimos que pueden ir acompañados de setas más pequeñas también (por ejemplo, las que llegan tarde después de la cosecha principal). Las láminas (o agallas) son inicialmente grises y pasan a ser de color violeta oscuro posteriormente. El tallo es de color claro y grueso y puede alcanzar una longitud de hasta 10 cm con setas grandes. El mejor momento para la recolección es cuando el sombrero tiene forma de campana. En ese momento hay que retorcer la seta y sacarla del sustrato junto con el tallo.

Micelio de stropharia rugosoannulata

Stropharia rugosoannulata, comúnmente conocida como stropharia de gorro de vino, «gigante de jardín», hongo burdeos o stropharia rey (japonés: saketsubatake), es un agárico de la familia Strophariaceae que se encuentra en Europa y América del Norte, y que ha sido introducido en Australia y Nueva Zelanda. El hongo fue reportado en abril de 2018 en Colombia, en la ciudad de Bogotá.
La king stropharia puede crecer hasta 20 cm de altura con un sombrero de color marrón rojizo convexo a aplanado de hasta 30 cm de diámetro, tamaño que da lugar a otro nombre coloquial de seta godzilla[3] Las branquias son inicialmente pálidas, luego grises y finalmente de color marrón púrpura oscuro. La carne firme es blanca, al igual que el tallo alto que lleva un anillo arrugado. De ahí el epíteto específico que significa «anillo arrugado»[4].
Se encuentra en astillas de madera en toda Norteamérica en verano y otoño. Descrita como muy sabrosa por algunos autores, la king stropharia se cultiva fácilmente en un medio similar al que crece de forma natural. Antonio Carluccio recomienda saltearlas en mantequilla o asarlas a la parrilla[3].

Stropharia cubensis swazilandia

La cabeza redonda del vino es una seta grande y muy distintiva, al menos cuando es joven y fresca. Desgraciadamente, el color rojo-vino de los sombreros pronto se desvanece y pasa a ser marrón y, finalmente, casi blanco en tiempo seco, lo que hace más difícil distinguir esta seta de cabeza redonda de otras setas de aspecto aburrido de tamaño similar.
En Gran Bretaña, la cabeza redonda del vino es un hallazgo muy raro restringido a Inglaterra, al menos en los registros oficiales, y probablemente se distribuye principalmente en las virutas de madera utilizadas como mantillo de jardín. Esta seta de gran tamaño sólo se encuentra ocasionalmente en partes de Europa continental, mientras que en Norteamérica está muy extendida y es muy común.
Cuando en 1922 el botánico estadounidense William Alphonso Murrill (1869 – 1957) describió científicamente esta seta, basándose en una descripción anterior de la cabeza redonda del vino realizada por su compatriota William Gilson Farlow (1844 – 1919), la denominó Stropharia rugosoannulata. Éste sigue siendo su nombre científico generalmente aceptado.
El epíteto específico rugosoannulata proviene del prefijo rugoso- que significa arrugado o doblado, y del sufijo -annulata que significa «con un anillo». El anillo arrugado radialmente de estos hongos es, por tanto, el origen del epíteto específico.

Stropharia aeruginosafungus

Fácil de cultivar, fácil de identificar y súper sabrosa para comer (como patatas cocidas en un vino ligero), la King Stropharia es una de las mejores opciones para los principiantes que quieren cultivar setas en el exterior. Este hongo saprófito es una gran adición a su jardín, ya que es excelente para descomponer los restos leñosos y la materia orgánica, devolviendo los nutrientes al suelo. Esto lo convierte en un gran compañero de muchas plantas, como el maíz, las patatas, la calabaza y el calabacín, pero también es una adición bienvenida a las zonas perturbadas, como los caminos del jardín.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad