Setas comestibles galicia

Cómo identificar setas comestibles en galicia

El rebozuelo, el boletus comestible, la oronja, la trufa negra y otras especies de setas son muy valoradas como ingredientes de cocina por su suave sabor y textura, que las convierten en alimentos versátiles y ligeros.
A continuación vamos a repasar las principales características de 7 tipos de setas comestibles muy comunes en España , incluyendo regiones típicamente asociadas a las setas como Galicia, Asturias y Cataluña.  También incluimos fotos de cada uno de estos tipos de setas comestibles en su apartado correspondiente.
La recolección de setas puede ser una actividad divertida, pero para identificar las setas comestibles es necesaria la ayuda de un experto en la materia, ya que hay diferentes precauciones a tener en cuenta.  Por ejemplo, hay especies de setas venenosas muy similares a la mayoría de las setas comestibles, y en algunos casos es necesario un permiso especial para recolectar un determinado tipo de seta sin incurrir en un delito.
La seta silvestre ( Agaricus campestris ) es el tipo de seta comestible más famoso en España y en gran parte del mundo, así como uno de los más cultivados.  Las setas silvestres tienen un sabor más intenso que las domésticas.  Existen especies de setas venenosas similares a las comestibles, por lo que no se recomienda a las personas inexpertas que recojan estas setas.

La caza de setas en galicia

En España una actividad bastante extendida en toda la península es la recolección de setas. Este tipo de actividad puede tener algunos riesgos si no se conoce bien la especie que estamos recogiendo. Y es que existen numerosas especies de setas venenosas que podemos coger por error como si fueran setas comestibles. Por ello, vamos a dedicar este artículo a contaros cuáles son los tipos de setas comestibles en España.
Lo primero que debemos saber por encima es diferenciar una seta comestible de una venenosa. Entre estos tipos de setas hay algunas características en común que nos pueden ayudar a diferenciarlas a primera vista. Como característica principal tenemos que las setas comestibles suelen tener escamas y son de la clase de los basidiomicetos. Para distinguir los hongos que son comestibles de aquellos no basta con mirar las esporas que están dentro de sus escamas.
Las esporas son las partes del hongo que les permiten reproducirse y volver a crecer junto a las primeras. También debemos buscar algunos jugos, aromas y matices de cada tipo de seta. Uno de los aspectos que nos puede ayudar a diferenciar entre una seta comestible y una venenosa es el tipo de hábitats donde se desarrolla, así como la época del año.

Amanita ovoidea.

Para mucha gente, el otoño evoca imágenes de árboles de colores llamativos y linternas sonrientes, pero en España la estación tiene otro significado mucho más delicioso: las setas silvestres. De hecho, estas ofrendas otoñales son tan deliciosas que están dando lugar a un nuevo nicho turístico, conocido como micoturismo.
El micoturismo es una palabra moderna que proviene de la micología, el estudio de los hongos. Por supuesto, el objetivo del micoturismo no es estudiar los deliciosos bocaditos, sino recogerlos a montones y luego saborear sus múltiples sabores terrosos, junto con otros ingredientes locales.
Pero el micoturismo es algo más que gastronomía de autor. También es una oportunidad para adentrarse en algunos de los entornos naturales más bellos de España y, posteriormente, aprender de forma muy práctica algunas de las recetas más preciadas de la región que sólo están disponibles en otoño, y a veces sólo durante unas semanas. La búsqueda de setas silvestres es también una buena excusa para visitar hoteles rurales con encanto y disfrutar de platos recién cocinados y perfectamente maridados con vinos de la zona. Los grupos que vengan a buscar setas silvestres vivirán el país como los nativos, que son auténticos apasionados de esta actividad, y de sus recetas.

Identificación de la flammulina velutipes, comestible

Se han analizado por ICP-MS los niveles de arsénico (As) en las principales especies comerciales de setas presentes en Galicia, en sus sustratos de crecimiento y en los suplementos de setas, con la intención de evaluar los potenciales riesgos para la salud que conlleva su consumo. Las concentraciones medias de As en las setas silvestres y cultivadas fueron de 0,27mg/kg dw, en los suplementos de setas 0,40mg/kg dw, en los suelos 5,10mg/kg dw, y en el sustrato de crecimiento 0,51mg/kg dw. No se observaron diferencias significativas entre especies, aunque la especie Lactarius deliciosus poseía una concentración media ligeramente más elevada (a 0,49mg/kg dw) que las demás especies investigadas. En los suelos, se observaron diferencias estadísticamente significativas (p<0,05) según el origen geográfico. Los niveles en los suplementos de setas, aunque bajos, eran más altos que en las setas silvestres o cultivadas. Los niveles de arsénico medidos estaban dentro del rango normal en las muestras analizadas en zonas no contaminadas. Debido a las bajas concentraciones de As encontradas en los hongos y suplementos de setas de Galicia, y teniendo en cuenta la relativamente pequeña inclusión de estos alimentos en la dieta de las personas, se puede concluir que no existe riesgo toxicológico de arsénico asociado al consumo de las especies de setas analizadas o a las dosis indicadas para los suplementos de setas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad