Setas blancas

Ver más

Las setas que se ven con más frecuencia en el supermercado son setas blancas cultivadas. Sus sombreros varían en diámetro de 1/2 a 3 pulgadas, pero sólo los ejemplares más pequeños se etiquetan como «setas de botón».
Las setas blancas tienen un sabor suave y terroso. Aunque su sabor es agradablemente sutil -casi insípido- cuando están crudas, se intensifica muy bien cuando se cocinan. Estas setas están disponibles todo el año, pero están en su punto álgido en otoño e invierno.
¿Lavar o no lavar? Hay diferentes escuelas de pensamiento sobre cómo limpiar las setas. Una de ellas es cepillarlas con una toalla seca o húmeda o con un cepillo suave. Este método funciona bien si las setas no están muy sucias, pero si lo están, preferimos lavarlas, aunque suavemente. Aclárelas brevemente, de una en una, bajo el grifo, y luego páselas a una toalla seca y déles una pequeña palmadita para eliminar la humedad superficial. Este método elimina la suciedad sin empaparlas completamente.
Las setas tienden a exudar mucha humedad cuando se calientan, sobre todo si han sido enjuagadas. Por eso nos gusta saltearlas, en abundante aceite o mantequilla, a fuego medio-alto o alto: la alta temperatura ayuda a que la humedad se evapore rápidamente para que las setas puedan dorarse bien.

Ver más

El Agaricus bisporus es un hongo basidiomiceto comestible originario de las praderas de Europa y Norteamérica. Tiene dos estados de color mientras está inmaduro -blanco y marrón- y ambos tienen varios nombres, con nombres adicionales para el estado maduro.
Cuando está inmadura y es blanca, esta seta puede ser conocida como seta común, seta blanca,[3] seta de botón,[3] seta cultivada, seta de mesa y seta champiñón (o simplemente champiñón). Cuando está inmaduro y es de color marrón, puede ser conocido como seta parda suiza, seta parda romana, seta parda italiana, seta cremini/crimini,[4][5] seta castaña (no confundir con Pholiota adiposa), y baby bella.[4]
Cuando se comercializa en su estado maduro, la seta es de color marrón con un sombrero que mide entre 10 y 15 centímetros (4-6 pulgadas)[5] Esta forma se vende comúnmente bajo los nombres de seta portobello,[5][6] seta portabella,[7] y seta portobella, pero la etimología es discutida[5][6].
La seta común tiene una historia taxonómica complicada. Fue descrita por primera vez por el botánico inglés Mordecai Cubitt Cooke en su Handbook of British Fungi de 1871, como una variedad (var. hortensis) de Agaricus campestris.[8][9] El micólogo danés Jakob Emanuel Lange revisó posteriormente un espécimen de cultivo y lo denominó Psalliota hortensis var. bispora en 1926. [10] En 1938 fue elevada a la categoría de especie y rebautizada como Psalliota bispora[11] Emil Imbach (1897-1970) le dio el nombre científico actual de la especie, Agaricus bisporus, después de que el género Psalliota pasara a llamarse Agaricus en 1946[2] El epíteto específico bispora distingue los basidios de dos esporas de las variedades de cuatro esporas.

Seta de ostra

¿Sabes ese amigo que se lleva bien con todo el mundo? No importa a quién se lo presentes, se llevan bien como si fueran a ser los mejores amigos? Pues esa es la seta blanca. Es como la mariposa social del reino de los hongos alimenticios, una seta que combina excepcionalmente bien con casi cualquier comida.
La razón por la que los champiñones blancos son tan versátiles es que su sabor es suave y terroso, mucho menos robusto que las populares variedades marrones como la Baby Bella o la Portabella. Eso hace que los blancos sean perfectos para ponerlos en la mayoría de los platos para añadir nutrientes, sin preocuparse de que manden en el sabor. Los champiñones blancos realmente adoptan el sabor que se les da, ayudando sutilmente a reducir el sodio y las calorías cuando se combinan con la carne.
Aquí en Monterey, nuestros champiñones blancos son sin duda nuestros hongos frescos más vendidos. Los vendemos en rodajas; los vendemos enteros. Convencionales o ecológicos. Los blancos reciben tanto amor de nuestros clientes que los cultivamos y envasamos de muchas maneras. Lo que quiera, probablemente lo ofrecemos.

Setas blancas en línea

El Agaricus bisporus es un hongo basidiomiceto comestible originario de las praderas de Europa y Norteamérica. Tiene dos estados de color mientras está inmaduro -blanco y marrón- y ambos tienen varios nombres, con nombres adicionales para el estado maduro.
Cuando está inmadura y es blanca, esta seta puede ser conocida como seta común, seta blanca,[3] seta de botón,[3] seta cultivada, seta de mesa y seta champiñón (o simplemente champiñón). Cuando está inmaduro y es de color marrón, puede ser conocido como seta parda suiza, seta parda romana, seta parda italiana, seta cremini/crimini,[4][5] seta castaña (no confundir con Pholiota adiposa), y baby bella.[4]
Cuando se comercializa en su estado maduro, la seta es de color marrón con un sombrero que mide entre 10 y 15 centímetros (4-6 pulgadas)[5] Esta forma se vende comúnmente bajo los nombres de seta portobello,[5][6] seta portabella,[7] y seta portobella, pero la etimología es discutida[5][6].
La seta común tiene una historia taxonómica complicada. Fue descrita por primera vez por el botánico inglés Mordecai Cubitt Cooke en su Handbook of British Fungi de 1871, como una variedad (var. hortensis) de Agaricus campestris.[8][9] El micólogo danés Jakob Emanuel Lange revisó posteriormente un espécimen de cultivo y lo denominó Psalliota hortensis var. bispora en 1926. [10] En 1938 fue elevada a la categoría de especie y rebautizada como Psalliota bispora[11] Emil Imbach (1897-1970) le dio el nombre científico actual de la especie, Agaricus bisporus, después de que el género Psalliota pasara a llamarse Agaricus en 1946[2] El epíteto específico bispora distingue los basidios de dos esporas de las variedades de cuatro esporas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad