Seta gigante

Cuando los hongos gigantes reinaban

Conocido como Prototaxites, este hongo gigante ha intrigado a los científicos, que en un principio pensaron que se trataba de una conífera. En 2001, Francis Hueber, del Museo Nacional de Historia Natural de Washington DC (EE.UU.), sugirió por primera vez que podía ser un hongo, basándose en un análisis de la estructura interna del fósil. Pero no tenía pruebas concluyentes.
«No importa el argumento que propongas, la gente dice que es una locura», dice C. Kevin Boyce, geofísico de la Universidad de Chicago en Illinois (EE.UU.). «Un hongo de 6 metros no tiene ningún sentido, pero aquí está el fósil».
Boyce, que dice que los prototaxites «obtienen su voto por ser uno de los organismos más extraños que han existido», ayudó a resolver el misterio comparando los tipos de carbono encontrados en el fósil gigante con plantas que vivieron más o menos en la misma época, hace unos 400 millones de años.
Las plantas sólo absorben el carbono del dióxido de carbono del aire que las rodea. Por ello, la proporción de dos isótopos de carbono que se encuentran en el CO2 atmosférico -el carbono-12 y el carbono-13- es la misma para todas las plantas que viven durante el mismo periodo.

¿y si los hongos gigantes crecieran en la tierra?

¿Qué es más grande que una ballena y más grande que un elefante? Una seta. La Armillaria ostoyae, conocida comúnmente como seta de la miel, es más grande que ambos animales y se considera el organismo más grande y antiguo de la Tierra. Esta seta cubre 3.726563 m2 del Bosque Nacional de Malheur, en Oregón, y se calcula que tiene unos 8.650 años de antigüedad.
Los hongos no son sólo el tallo y el sombrero que vemos en la superficie; esto es sólo una pequeña parte de una red subterránea de zarcillos llamada micelio. Estos zarcillos pueden alimentarse del suelo, de materia vegetal en descomposición o de madera, dependiendo de la especie de seta. Los enormes hongos de la miel tienen gruesos zarcillos negros llamados rizomorfos, cuyas redes pueden extenderse kilómetros por el suelo en busca de madera para alimentarse. Los científicos creen que los rizomorfos son los que permiten que un solo organismo de Armillaria crezca tanto. En la superficie, se pueden ver dos hongos completamente diferentes a varios metros el uno del otro; sin embargo, en realidad son la misma entidad bajo tierra.
Los investigadores examinaron los rizomorfos de Armillaria y observaron que las mismas redes de genes están activas tanto en los rizomorfos del hongo como en sus setas. Sugirieron que la Armillaria podría haber obtenido sus rizomorfos -y, por tanto, su capacidad de propagación tan amplia- mediante la cooptación de genes utilizados originalmente para cultivar setas. Los rizomorfos pueden ser similares a los tallos de los hongos que no brotan ni tienen un sombrero, sino que crecen largos y delgados bajo tierra.

Se descubre un hongo gigante en las montañas de malan, en el noroeste del país

Armillaria ostoyae (sinónimo Armillaria solidipes) es una especie de hongo patógeno (seta) de la familia Physalacriaceae. En el oeste de Estados Unidos, es la variante más común del grupo de especies bajo el nombre de Armillaria mellea. A. ostoyae es común en la madera de frondosas y coníferas en los bosques al oeste de la cordillera de las Cascadas en Oregón, Estados Unidos. El micelio invade la albura y es capaz de diseminarse a grandes distancias bajo la corteza o entre los árboles en forma de rizomorfos negros («cordones de zapatos»)[2] En la mayoría de las zonas de Norteamérica, Armillaria ostoyae puede separarse de otras especies por sus características físicas: los colores marrón-crema, las escamas prominentes del sombrero y un anillo de tallo bien desarrollado la distinguen de otras Armillaria.
Armillaria ostoyae crece y se extiende principalmente bajo tierra, de modo que la mayor parte del organismo no es visible desde la superficie. En otoño, las partes subterráneas del organismo florecen «hongos de miel» como frutos en la superficie.[2] La baja competencia por la tierra y los nutrientes a menudo permite que este hongo crezca hasta alcanzar proporciones enormes, y posiblemente cubra más área geográfica total que cualquier otro organismo vivo.[2][3][4] Un análisis genético espacial estimó que un espécimen individual de A. ostoyae que crece en 91 acres (37 ha) en el norte de Michigan, Estados Unidos, pesa 440 toneladas (4 x 105 kg).[5][6]

¡¡champiñones gigantes del tamaño de una cabeza!! recoge y cocina de 3 maneras

Las setas brillantes gigantes son similares a los árboles, pero crecen al azar en los biomas de setas brillantes cuando hay suficiente espacio. Se pueden cortar con un hacha, lo que produce Setas Brillantes y, con menos frecuencia, Semillas de Hierba de Setas. Las setas brillantes gigantes también emiten luz, de forma similar a la hierba de las setas y a las setas brillantes.
Las setas brillantes gigantes que crecen en biomas de superficie y subterráneos tienen gráficos distintos: Las versiones subterráneas crecen con tallos lisos y rectos, mientras que las versiones de superficie pueden mostrar formaciones de ramas más complejas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad