Seta del cardo

Cardo lácteo – pleurotus eryngii

Salvar a las víctimas de los hongos tóxicos mortalesEl ex alumno Todd Mitchell dirigió un ensayo clínico sobre el uso de un extracto de semillas de cardo mariano para superar la intoxicación por hongos tóxicos y desarrolló lo que ha llegado a conocerse como el ‘Protocolo de Santa Cruz’08 de marzo de 2017
Así que cuando Mitchell (Kresge ’79, biología y psicología) recibió una llamada el 2 de enero de 2007, en la que se informaba de que seis miembros extremadamente enfermos de una familia de Watsonville estaban en el Hospital Dominicano después de consumir accidentalmente hongos venenosos Amanita phalloides (también conocidos como tapa de la muerte), fue en busca de respuestas.
Buscando en Google el envenenamiento por amanita, Mitchell encontró referencias de médicos en Europa que habían tratado con éxito a víctimas de envenenamiento con un extracto intravenoso de semillas de cardo mariano fabricado por una pequeña empresa farmacéutica en Alemania. El problema era que el medicamento, llamado silibinina, no estaba aprobado para su uso en Estados Unidos por la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA).
Sabiendo que los hígados de sus pacientes estaban fallando y que un trasplante de hígado o la muerte eran posibilidades reales, Mitchell se puso al teléfono. Pasó horas chocando con un obstáculo tras otro, pero finalmente convenció a la FDA para que le diera un único permiso para utilizar el extracto de cardo mariano, y un mensajero no tardó en tomar un avión hacia California con los medicamentos.

Pleurotus eryngii – seta del cardo

Una combinación comprobada y eficaz del cardo mariano, el raro hongo reishi y el saúco. El cardo mariano contiene una importante sustancia activa, la silimarina. Esto contribuye a la protección y desintoxicación del hígado y apoya la correcta digestión. El hongo reishi y la baya del saúco contribuyen a la inmunidad natural del organismo. El producto contiene la cantidad declarada de betaglucanos y silimarina y está libre de aditivos y conservantes.
Precio de fidelidad Su precio iUn descuento permanente del 10% para todos los clientes registrados, además de otras ofertas especiales. Aproveche este precio especial como cliente registrado. El precio de bonificación para nuestros clientes fieles no puede combinarse con otras ofertas de venta puntuales.

Plantar setas, arándanos, cardos y más | valheim

Nombre en latín: Pleurotus EryngiiHábitat: Prados de todo tipo. Es crema sobre las raíces muertas del cardo corredor, de ahí su nombre.Sombrero: De 3-12 cm, ligeramente embudado de adulto. Borde enrollado. De color gris oscuro a blanquecino, dependiendo de la humedad. Placas: Muy decurrentes. Del mismo color que el sombrero. Pie: Cabeza o excéntrica, blanca. Carne: compacta, densa, blanquecina, de sabor suave.Es una seta muy conocida y consumida desde antiguo, especialmente en la Europa meridional.Es muy sabrosa y tiene una textura aromática que se suaviza al cocinarla, acompaña bien tanto a las carnes, como a los pescados; aunque de la forma que más intensifica su sabor es a la plancha.En bolsas de 400 y 800 gramos.

Setas de cardo con gambas y huevas de arenque ahumado

Informamos del primer caso, hasta donde sabemos, de hepatotoxicidad por amatoxina en Iowa y exploramos los retos éticos y de decisión de ofrecer un tratamiento en investigación de una enfermedad rara. La insuficiencia hepática aguda debida a la ingestión de setas que contienen amatoxinas es una entidad relativamente rara. Una vez identificada la intoxicación por amatoxinas, no existe un tratamiento claramente eficaz, lo que da lugar a una amplia gama de opciones teóricamente beneficiosas, anecdóticamente exitosas o en fase de investigación. La evolución de la hepatotoxicidad nos llevó a ofrecer un tratamiento de investigación con silibinina, un extracto de cardo mariano mediterráneo. Exploramos los escollos en la toma de decisiones médicas que experimentan tanto el paciente como el médico ante la ambigüedad. El paciente evolucionó bien tras la infusión de silibinina, pero nos queda la duda de si el paciente respondió realmente al tratamiento o simplemente estaba destinado a recuperarse.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad