Sarcodon

Sarcodon 2021

El »Sarcodon imbricatus», conocido comúnmente como erizo de paja o erizo escamoso, es una especie de hongo dentario del orden Thelephorales. El hongo tiene un gran sombrero pardo con grandes escamas marrones y puede alcanzar los 30 cm de diámetro.
Las setas, o cuerpos fructíferos, pueden tener un tamaño bastante grande. El sombrero, de color marrón o grisáceo, mide hasta 30 cm de diámetro y está cubierto de gruesas escamas de color marrón más oscuro. Tiene forma de embudo. La parte inferior tiene «dientes» suaves, de color gris pálido, en lugar de branquias. Éstos tienen una longitud de 0,5-1 cm y son frágiles. El tallo, de color gris pálido o marrón, puede alcanzar los 8 centímetros de altura y los 3 centímetros de ancho, y puede ser más estrecho en la base y a veces excéntrico.
Crecen en asociación con los abetos, especialmente en zonas de colinas o montañas, y pueden aparecer en suelos arenosos o calcáreos en anillos de hadas. La época de fructificación habitual es de agosto a octubre. Se distribuye por toda América del Norte y Europa, aunque las colecciones de las Islas Británicas se asignan ahora a otra especie, »Sarcodon squamosus».

Wikipedia

El Sarcodon imbricatus, comúnmente conocido como erizo de paja o erizo escamoso, es una especie de hongo dentario del orden Thelephorales. El hongo es comestible. Muchas fuentes informan de que tiene un sabor amargo, pero otros lo han encontrado delicioso y sospechan que los especímenes amargos pueden ser especies relacionadas similares[1] El hongo tiene un gran sombrero de color marrón con grandes escamas marrones y puede alcanzar los 30 cm (12 pulgadas) de diámetro. En la parte inferior presenta dientes grisáceos y quebradizos en lugar de branquias, y su carne es blanca. Su huella de esporas es marrón. Se asocia con el abeto (Picea), apareciendo en otoño. Se distribuye por toda América del Norte y Europa, aunque las colecciones de las Islas Británicas se asignan ahora a la especie similar Sarcodon squamosus.
El botánico sueco Olof Celsius informó en 1732 de la presencia de Sarcodon imbricatus en los alrededores de Uppsala, y Carl Linnaeus escribió sobre ella en su obra Flora lapponica de 1737[2]. Fue una de las especies descritas inicialmente por Linnaeus, como Hydnum imbricatum, en el segundo volumen de su Species Plantarum en 1753[3]. [3] El epíteto específico es el latín imbricatus, que significa «con baldosas» o «con baldosas superpuestas»[4]. Posteriormente, el micólogo finlandés Petter Adolf Karsten la incluyó en el género Sarcodon en 1881.

Sarcodon fennicus

Después de unos meses de junio y julio muy secos aquí en el oeste de Nueva York, el suelo del bosque ha cobrado vida tras unos intensos aguaceros en agosto. A principios de esta semana, fui a mi excursión anual de cumpleaños y la diversidad que encontré fue alucinante. Además de todos los gestos de consideración mostrados por mis amigos y familiares, el bosque me ofreció una gran sorpresa de cumpleaños. Ese día destacaron varias especies y me esforcé por hacer fotos de calidad, pero la diversidad era tan grande que sólo podía quedarme en un lugar durante un tiempo porque había mucho que ver. Una de las setas que más me llamó la atención fue el Sarcodon imbricatus, más conocido como erizo escamoso.  Lo primero que vi fue lo enormes que pueden ser estas setas. Algunos de los ejemplares de esta parcela eran fácilmente del tamaño de un plato de comida, ¡y algunos incluso más grandes! Después de coger uno, le di la vuelta al espécimen y encontré dientes en lugar de branquias o poros. El nombre de su género se explica por las antiguas palabras griegas que significan diente de carne, (sarco-‘carne’ y odon ‘diente’). El nombre de la especie, sin embargo, proviene de la palabra latina que significa «mosaico». En mi opinión, creo que deberíamos ceñirnos a estas raíces antiguas y hacer que su nombre común sea diente de carne alicatado, o diente de carne gigante, en lugar de erizo escamoso, pero eso es sólo cosa mía.

Wikipedia

El género debe su nombre a la presencia de espinas parecidas a dientes en el himenóforo, deriva del griego antiguo; sarco = carne y odon = diente. Por eso se les llama comúnmente «hongos con dientes», u «hongos hidnoides».
Varias especies del género Sarcodon, entre ellas Sarcodon imbricatus (ver figura), son comestibles. El hongo puede ser amargo, pero eso es menos evidente en los especímenes más jóvenes. En China, es un hongo comestible muy popular y se utiliza para reducir el nivel de colesterol, la relajación de los músculos y la circulación sanguínea[2].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad