Saprofitas

Plantas saprófitas

Al ver la palabra «saprófito», una combinación de términos griegos que significan «material putrefacto» y «planta», es posible que imagine plantas que crecen sobre animales muertos u otras plantas marchitas y en descomposición. Sin embargo, según el profesor Hirokazu Tsukaya, director del Jardín Botánico de la Facultad de Ciencias, los saprófitos son plantas que «comen bosques». ¿Cómo se come un bosque una planta que no tiene ni dientes blancos ni hojas verdes? Intente imaginar la respuesta mientras lee este artículo escrito por un experto encantado con estos organismos tan inusuales.
La relación entre bosques y plantas suele ser la siguiente: no hay bosque sin plantas, y un bosque se forma cuando hay muchas plantas reunidas en un mismo lugar. En este mundo, sin embargo, hay plantas que existen sólo porque hay bosques. Las saprofitas, que siempre me han interesado desde que era estudiante, entran en esta última categoría. Son, por así decirlo, plantas que se comen los bosques.
El saprófito más comúnmente visto en Japón es probablemente el Monotropastrum humile. Sus relucientes tépalos de color blanco puro están revestidos por dentro de anteras amarillas, y en el centro hay un estigma que brilla en un tono azul añil: son claramente espermatófitos. Sin embargo, no tienen hojas verdes. Las espermatofitas normalmente utilizan sus hojas para hacer la fotosíntesis y obtener energía para vivir. Sin embargo, el Monotropastrum humile no puede hacer eso, sino que obtiene sus nutrientes utilizando sus raíces para comer hongos.

Saprofitos frente a descomponedores

ResumenLos rizobios son una de las microbiota vegetales mejor estudiadas. Estas alfaproteobacterias oligotróficas o betaproteobacterias forman simbiosis con sus leguminosas huéspedes. Los rizobios deben existir en el suelo y competir con otros miembros de la microbiota antes de infectar a las legumbres y formar bacteroides fijadores de N2. Estos cambios drásticos en el estilo de vida y el desarrollo se apoyan en grandes genomas y en pan-genomas aún más complejos, que abarcan toda la población y están sujetos a un rápido intercambio genético. La capacidad de responder a las señales de las plantas y a los quimioatrayentes y de colonizar las raíces ricas en nutrientes son cruciales para el éxito competitivo de estas bacterias. La disponibilidad de un amplio conjunto de estudios genómicos, fisiológicos, bioquímicos y ecológicos hace de los rizobios modelos únicos para investigar las interacciones comunitarias y la colonización de las plantas.
Figura 1: Organización del genoma de los rizobios.Figura 2: Fijación y colonización de las raíces de las leguminosas por parte de los rizobios.Figura 3: Mecanismos moleculares de señalización planta-rizobio.Figura 4: Intercambio de nutrientes y regulación del desarrollo de los bacteroides.

Setas saprofitas

Se estudió la influencia de los hongos saprofitos en el efecto tóxico que las sustancias hidrosolubles de los residuos secos del olivo (ADOR) tienen sobre el crecimiento de las plantas. Todos los hongos saprofitos fueron capaces de disminuir la fitotoxicidad del ADOR, aunque la toxicidad de este residuo no disminuyó de la misma manera. Penicillium chrysogenum fue capaz de reducir la toxicidad del ADOR cuando este residuo se aplicó a la dosis más alta del 15%. Fusarium lateritum, F. graminearum y Mucor racemosus fueron capaces de reducir la toxicidad del ADOR cuando este residuo se aplicó a las dosis intermedias. Sin embargo, F. oxysporum disminuyó la fitotoxicidad de ADOR sólo cuando el residuo se aplicó a la dosis más baja de 2,5%. Todos los hongos saprofitos analizados producen endoglucanasa, endopolimetilgalacturonasa y endoxiloglucanasa cuando se cultivan en presencia de ADOR. Se encontró una estrecha relación entre la disminución de la fitotoxicidad del ADOR y la cantidad de enzimas hidrolíticas producidas por los hongos saprofitos. Estos resultados muestran que las enzimas hidrolíticas pueden ser importantes en la degradación de las sustancias fitotóxicas presentes en el residuo seco de almazara.

Parásitos y saprófitos

Al pronunciar la palabra «hongo», la mayoría de la gente piensa en cosas negativas: pan mohoso, hongos mortales, enfermedades de las plantas en el jardín o desagradables infecciones de la piel.  Aunque muchos hongos pueden ser perjudiciales para las personas, los animales y las plantas, la gran mayoría son en realidad esenciales para el funcionamiento del ecosistema. Estos hongos útiles son los «héroes olvidados» del mundo natural.
Se conocen unas 100.000 especies de hongos y se calcula que puede haber hasta 1,5 millones de especies de hongos en el mundo.    De ellas, la gran mayoría viven como «saprofitas».  Todos los hongos son incapaces de fabricar su propio alimento y deben consumir otros organismos vivos o muertos para sobrevivir. Los saprófitos son organismos que se nutren de la materia orgánica muerta, como la madera caída, las hojas muertas o los cadáveres de animales.    Los saprófitos no suelen dañar a los organismos vivos.
La razón por la que los saprófitos son tan beneficiosos para el medio ambiente es que son los principales recicladores de nutrientes. Descomponen la materia orgánica para que el nitrógeno, el carbono y los minerales que contiene puedan ser devueltos a una forma que otros organismos vivos puedan tomar y utilizar. Sin los saprófitos, el mundo estaría lleno de cuerpos vegetales y animales muertos, sin reciclaje de nutrientes para mantener la vida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad