Rebozuelo

El hongo trompeta del rey

BIO Web of Conferences 16, 00039 (2019)Potencial medicinal de los extractos del hongo rebozuelo, Cantharellus cibarius (Revisión) y perspectivas de estudio de sus cepas a partir de diferentes comunidades vegetales de regiones ultracontinentales de Asia
El artículo revisa las propiedades medicinales de Cantharellus cibarius. Los cuerpos fructíferos de esta especie son una fuente prometedora de extractos con vitaminas, carbohidratos, proteínas, polisacáridos, esteroles, ácidos fenólicos, que diversas propiedades biológicas.
Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de Atribución 4.0 de Creative Commons, que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se cite adecuadamente la obra original.
Las setas son cada vez más importantes en nuestra dieta por sus características nutricionales. Los basidiomicetos contienen una amplia gama de diversos fármacos, como polisacáridos, ácidos orgánicos, lípidos, esteroides y triterpenos tetracíclicos, que son de interés para aplicaciones médicas [1,2].

El rebozuelo

Los rebozuelos, el niño de oro del mundo de las setas, son conocidos por su hermoso color amarillo anaranjado, su rareza (sólo están disponibles frescos a finales del verano y en otoño) y, sobre todo, por su sabor: un sutil equilibrio de pimienta negra, mantequilla, albaricoque y notas terrosas. Su tamaño puede variar desde los diminutos especímenes en forma de flor hasta las impresionantes trompetas de 5 pulgadas (las versiones frescas pueden pesar hasta dos libras). Su rico sabor combina bien con los huevos y las salsas de crema. Disponibles tanto en fresco como en seco, pueden ser bastante caros.
Los rebozuelos tienen una relación simbiótica con los árboles y arbustos: El hongo protege las raíces, y ambos se nutren mutuamente. Esta simbiosis es difícil y costosa de reproducir, por lo que los rebozuelos no se cultivan, sino que se buscan en la naturaleza. Esto, combinado con su corta temporada de crecimiento -desde la primera lluvia del otoño hasta la primera helada-, es lo que hace que los rebozuelos sean tan raros. Pero crecen en climas templados de todos los continentes y en muchos tipos de árboles y arbustos.

Jack-o’lant… seta

En 1997, Ken Oringer hizo realidad el sueño de todo chef: abrió su primer restaurante, «Clio», en Boston, donde el menú contiene una gran cantidad de opciones que suenan deliciosas y entre las que es casi imposible elegir: por ejemplo, Gently Grilled
estará formado por el renombrado guitarrista Roberto Aussel, profesor del conservatorio de Colonia y director de una colección en las Ediciones Henry Lemoine de París, el director general de la editorial Chanterelle de Heidelberg, el Sr. Michael Macmeeken, así como la guitarrista Inés Peragallo, organizadora de las «Jornadas de guitarra para niños y adolescentes en el Sarre». germany.info

Hygrophoropsis aurantiacafungus

Chanterelle es el nombre común de varias especies de hongos de los géneros Cantharellus, Craterellus, Gomphus y Polyozellus. Se encuentran entre las setas comestibles silvestres más populares. Son de color naranja, amarillo o blanco, carnosos y con forma de embudo. En la superficie inferior, debajo del sombrero liso, la mayoría de las especies tienen pliegues redondeados y bifurcados[1] que recorren casi todo el estipe, que se estrecha sin problemas desde el sombrero. Muchas especies desprenden un aroma afrutado, que recuerda a los albaricoques, y a menudo tienen un sabor ligeramente picante (de ahí su nombre alemán, Pfifferling). El nombre de rebozuelo procede del griego kantharos, que significa «jarra» o «copa»,[2][3] en referencia a su forma general.
En su día, todos los rebozuelos amarillos o dorados del oeste de Norteamérica se clasificaban como Cantharellus cibarius. Desde entonces, el análisis de ADN ha demostrado que se trata de un grupo de especies relacionadas. En 1997, se identificaron el rebozuelo dorado del Pacífico (C. formosus) y C. cibarius var. roseocanus,[4] seguido de C. cascadensis en 2003,[5] C. californicus en 2008,[6] y C. enelensis en 2017.[7] C. cibarius var. roseocanus se da en el noroeste del Pacífico en los bosques de abetos de Sitka,[4] así como en el este de Canadá en asociación con Pinus banksiana.[8]

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad