Que es un micelio

Función del micelio

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Reproducción vegetativa» – noticias – periódicos – libros – scholar – JSTOR (marzo de 2008) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
La reproducción vegetativa (también conocida como propagación vegetativa, multiplicación vegetativa o clonación) es cualquier forma de reproducción asexual que ocurre en las plantas en la que una nueva planta crece a partir de un fragmento o esqueje de la planta madre o de una estructura reproductiva especializada[1].
Muchas plantas se reproducen de forma natural, pero también se puede inducir artificialmente. Los horticultores han desarrollado técnicas de propagación asexual que utilizan partes vegetativas de la planta para reproducirla. Las tasas de éxito y la dificultad de propagación varían mucho. Las monocotiledóneas suelen carecer de cambium vascular, lo que hace más difícil su propagación.
La propagación de las plantas es el proceso de reproducción de una especie o cultivar, y puede ser sexual o asexual. Puede ocurrir mediante el uso de partes vegetativas de las plantas, como las hojas, los tallos y las raíces para producir nuevas plantas o mediante el crecimiento de partes vegetativas especializadas de la planta[2].

Ejemplos de micelio

Un anillo de hadas, también conocido como círculo de hadas, círculo de duendes, anillo de duendes[1] o anillo de duendes, es un anillo o arco de hongos que se produce de forma natural[2]. Se encuentran principalmente en zonas boscosas, pero también aparecen en praderas[3] o pastizales. Los anillos de hadas son detectables por los esporocarpos (vainas de esporas de hongos) en anillos o arcos, así como por una zona necrótica (hierba muerta), o un anillo de hierba de color verde oscuro. El micelio fúngico está presente en el anillo o arco inferior. Los anillos pueden llegar a tener más de 10 metros de diámetro y se estabilizan con el tiempo, ya que el hongo crece y busca alimento bajo tierra.
Los anillos de hadas son objeto de mucho folclore y mitos en todo el mundo, sobre todo en Europa occidental. A menudo se consideran lugares peligrosos y se relacionan con brujas o el diablo en el folclore. A la inversa, a veces se relacionan con la buena fortuna.
El micelio de un hongo que crece en el suelo absorbe los nutrientes mediante la secreción de enzimas desde las puntas de las hifas (hilos que componen el micelio)[2]. Esto descompone las moléculas más grandes del suelo en moléculas más pequeñas que luego son absorbidas a través de las paredes de las hifas cerca de sus puntas de crecimiento[2]. El micelio se moverá hacia afuera desde el centro, y cuando los nutrientes en el centro se agotan, el centro muere, formando así un anillo vivo, del cual surge el anillo de hadas[2].

Ver más

ResumenEn este trabajo se presenta una nueva categoría de materiales compuestos naturales, fibrosos y autocrecientes, con propiedades físicas controladas, que pueden producirse en grandes cantidades y en amplias áreas, basados en el micelio, el cuerpo principal de los hongos. Los micelios de dos tipos de hongos comestibles y medicinales, el Ganoderma lucidum y el Pleurotus ostreatus, se han cultivado cuidadosamente, siendo alimentados por dos biosustratos: celulosa y celulosa/potato-dextrosa, siendo el segundo más fácil de digerir por el micelio debido a la presencia de azúcares simples en su composición. Tras unos tiempos de crecimiento determinados, los micelios son procesados para detener su crecimiento. Dependiendo de su sustrato de alimentación, las estructuras fibrosas finales mostraron diferentes concentraciones relativas en polisacáridos, lípidos, proteínas y quitina. Tales diferencias se reflejan como alteraciones en la morfología y las propiedades mecánicas. Los materiales cultivados sobre celulosa contenían más quitina y mostraban un módulo de Young más elevado y una menor elongación que los cultivados sobre sustratos que contenían dextrosa, lo que indica que los materiales del micelio se vuelven más rígidos cuando su sustrato de alimentación es más difícil de digerir. Todos los materiales fibrosos desarrollados eran hidrofóbicos, con ángulos de contacto con el agua superiores a 120°. La posibilidad de adaptar las propiedades de los materiales de micelio eligiendo adecuadamente sus sustratos nutritivos allana el camino para su uso en diversas aplicaciones a escala.

Micelio en el suelo

Un micelio es una red de hilos o hifas de hongos. Los micelios suelen crecer bajo tierra, pero también pueden prosperar en otros lugares, como troncos de árboles en descomposición. Una sola espora puede convertirse en un micelio. Los cuerpos fructíferos de los hongos, como las setas, pueden brotar de un micelio.
Los micelios son de vital importancia para el suelo. Descomponen la materia orgánica, haciendo que sus materias primas vuelvan a estar disponibles para su uso en el ecosistema. Además, el 92% de las familias de plantas interactúan con los hongos. Este tipo de simbiosis se denomina micorriza. Las hifas son también una importante fuente de alimento para los insectos y otros invertebrados.
Su micelio puede permitir que un hongo ocupe un área enormemente grande. Un hongo con micelio que vive en las Montañas Azules de Oregón, en Estados Unidos, ocupa diez kilómetros cuadrados. Esto lo convierte en el organismo más grande del mundo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad