Plasmodio

Plasmodium spp

Plasmodium vivax es un parásito protozoario y un patógeno humano. Este parásito es la causa más frecuente y ampliamente distribuida del paludismo recurrente[2]. Aunque es menos virulento que el Plasmodium falciparum, el más mortífero de los cinco parásitos del paludismo humano, las infecciones de paludismo por P. vivax pueden provocar una enfermedad grave y la muerte, a menudo debido a la esplenomegalia (un agrandamiento patológico del bazo)[3][4] El P. vivax es portado por la hembra del mosquito Anopheles; los machos no pican[5].
Se cree que el P. vivax se originó en Asia, pero estudios recientes han demostrado que los chimpancés y gorilas salvajes de África central están infectados de forma endémica con parásitos estrechamente relacionados con el P. vivax humano. Estos hallazgos indican que el P. vivax humano es de origen africano[8] El Plasmodium vivax es responsable del 65% de los casos de malaria en Asia y Sudamérica[9] A diferencia del Plasmodium falciparum, el Plasmodium vivax es capaz de experimentar un desarrollo esporogónico[10] en el mosquito a bajas temperaturas[11] Se ha estimado que 2.500 millones de personas corren el riesgo de infectarse con este organismo[12].

Wikipedia

Plasmodium malariae es un protozoo parásito que causa la malaria en los seres humanos. Es una de las varias especies de parásitos Plasmodium que infectan a otros organismos como patógenos, entre los que también se encuentran Plasmodium falciparum y Plasmodium vivax, responsables de la mayoría de las infecciones palúdicas. Se encuentra en todo el mundo y causa una llamada «malaria benigna», no tan peligrosa como la producida por P. falciparum o P. vivax. Los signos incluyen fiebres que se repiten a intervalos de aproximadamente tres días -fiebre cuaternaria o paludismo cuaternario- más largos que los intervalos de dos días (tercianos) de los otros parásitos del paludismo.
El paludismo ha sido reconocido desde las civilizaciones griega y romana hace más de 2.000 años, con diferentes patrones de fiebre descritos por los primeros griegos[2]. En 1880, Alphonse Laveran descubrió que el agente causante del paludismo es un parásito. [En 1886, un trabajo detallado de Golgi demostró que, en algunos pacientes, existía una relación entre el ciclo vital de 72 horas del parásito y los patrones de escalofríos y fiebre del paciente[2]. La misma observación se encontró para los parásitos con ciclos de 48 horas[2]. Golgi llegó a la conclusión de que debía haber más de una especie de parásito de la malaria responsable de estos diferentes patrones de infección[2].

Ciclo vital de plasmodium

El paludismo es una infección parasitaria transmitida por los mosquitos Anopheles. El parásito Plasmodium que causa el paludismo no es un virus ni una bacteria: es un parásito unicelular que se multiplica en los glóbulos rojos de los seres humanos y en el intestino del mosquito.
Cuando el mosquito hembra se alimenta de una persona infectada, ingiere las formas masculina y femenina del parásito junto con la sangre humana. Las formas masculina y femenina del parásito se encuentran y se aparean en el intestino del mosquito, y las formas infecciosas se transmiten a otro ser humano cuando el mosquito se alimenta de nuevo.
La malaria es un importante problema mundial. En 2018, hubo 228 millones de casos de la enfermedad en todo el mundo, matando a unas 400.000 personas. Desde el año 2000, las muertes por malaria han disminuido un 60%. El paludismo es frecuente en África, Asia, Oriente Medio, América Central y del Sur, La Española (Haití y la República Dominicana) y Oceanía (Papúa Nueva Guinea, Irian Jaya y las Islas Salomón). En Canadá, el paludismo suele estar causado por los viajes hacia y desde zonas endémicas. Un número muy reducido de casos procede de transfusiones de sangre o se transmite por los mosquitos locales que transmiten la enfermedad de los viajeros que regresan.

Ver más

La historia natural del paludismo consiste en la infección cíclica de los seres humanos y las hembras de los mosquitos Anopheles. En los humanos, los parásitos crecen y se multiplican primero en las células del hígado y luego en los glóbulos rojos de la sangre. En la sangre, sucesivas nidadas de parásitos crecen dentro de los glóbulos rojos y los destruyen, liberando parásitos hijos («merozoitos») que continúan el ciclo invadiendo otros glóbulos rojos.
Los parásitos en fase sanguínea son los que causan los síntomas del paludismo. Cuando ciertas formas de parásitos en fase sanguínea (gametocitos, que se presentan en forma masculina y femenina) son ingeridas durante la alimentación sanguínea por un mosquito Anopheles hembra, se aparean en el intestino del mosquito y comienzan un ciclo de crecimiento y multiplicación en el mosquito. Al cabo de 10-18 días, una forma del parásito llamada esporozoito migra a las glándulas salivales del mosquito. Cuando el mosquito Anopheles se alimenta de sangre de otro ser humano, se inyecta saliva anticoagulante junto con los esporozoítos, que migran al hígado, comenzando así un nuevo ciclo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad