Pirofilo

Xenófilo

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Pirofilia» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (septiembre de 2008) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)La pirofilia es una parafilia relativamente infrecuente en la que un sujeto obtiene gratificación del fuego y de la actividad de encender fuego. Se distingue de la piromanía porque la gratificación es de naturaleza sexual.
Aunque el enfoque erótico plantea inmediatamente la cuestión del diagnóstico de la piromanía, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales IV clasifica este trastorno como un trastorno del control de los impulsos, sin que nada indique o sugiera un solapamiento entre este trastorno y las parafilias.
Aparte del acto intencionado de prender fuego en sí mismo, no se menciona la posibilidad de que la tensión o la excitación afectiva que se experimenta antes del acto; la fascinación, el interés o la atracción por el fuego y sus contextos situacionales (por ejemplo, la parafernalia, los usos, las consecuencias); o el placer, la gratificación o el alivio al prender, presenciar o participar en las secuelas de los incendios puedan ser de naturaleza sexual o incluso contener un componente de excitación sexual.

Significado de la piromanía

A menudo pensamos en el fuego como la fuerza destructiva por excelencia, pero para los árboles pirófilos, el fuego es necesario para reproducirse. Aunque existen en todo el mundo varias plantas pirófilas -plantas que se han adaptado a tolerar el fuego-, algunas especies de árboles han llevado esta relación un paso más allá. Se han adaptado para aprovechar el poder del fuego para ayudar a la liberación de semillas mediante un proceso conocido como serotinia.
En el caso de las coníferas con tendencia a la serotinia, los conos de las semillas están fuertemente sellados con resina, lo que hace imposible que las semillas escapen del cono, protegiéndolas así de los animales que buscan comida. De hecho, la mayoría de los conos sellados permanecen en el árbol, a veces durante varios años, en lo alto de la copa. Cuando un incendio forestal periódico arrasa el árbol y los conos se exponen a temperaturas que oscilan entre los 122 y los 140 grados Fahrenheit (o los 50 y los 60 grados Celsius), la resina se derrite, permitiendo que las escamas del cono se abran y liberen las semillas.
Los incendios forestales ocasionales, en su mayoría causados por rayos, son un fenómeno natural. Los árboles serícolas han evolucionado para utilizar el calor y el fuego en su ciclo reproductivo. Se han adaptado para desarrollar una corteza gruesa y resistente al fuego que protege el tronco del árbol del incendio, a la vez que dirige el calor hacia la copa, donde puede derretir los conos sellados con resina.

Kiefernprachtkäfer larve

A. candidatus presenta un comportamiento que va desde la mezcla de diferentes COVs feuerspecíficos. Otros tres COVs también se encuentran en las pruebas de EAG y tienen una reacción olfativa: Nonanal, 3-Octanon y 2(5H)-Furanon.
Se sabe que los insectos pirófilos invaden los hábitats recién quemados para alimentarse, aparearse y ovipositar. Pueden acercarse a los incendios gracias a su capacidad para reconocer los compuestos orgánicos volátiles (COV) específicos del fuego. Además, algunos de estos insectos también poseen receptores infrarrojos (IR) para detectar incendios y superficies calientes. El objetivo de esta tesis es examinar los hábitats recientemente quemados en busca de la presencia de insectos pirófilos e identificar las pistas adecuadas para que encuentren los hábitats quemados. Esto incluye estudios morfológicos y quimioecológicos para desentrañar la importancia de los receptores IR, la radiación IR, las señales volátiles y el comportamiento.
Se han seleccionado tres cuestiones principales para investigar cómo los insectos pirófilos se acercan a los incendios: 1) identificar los compuestos orgánicos volátiles específicos del fuego que liberan las distintas especies de plantas vietnamitas y que son señales adecuadas para los insectos pirófilos, 2) comprobar las respuestas conductuales de los insectos pirófilos a los estímulos volátiles y térmicos (radiación IR), y 3) identificar la adaptación sensorial del chinche plano pirófilo Aradus candidatus, que se encuentra activo en hábitats recientemente quemados. Se utilizó el análisis de volátiles (cromatografía de gases-espectrometría de masas) para identificar los COVs específicos del fuego que posteriormente se probarían en el campo para comprobar su capacidad de influir en el comportamiento de los insectos. Se utilizó la electroantenografía (EAG) para examinar la percepción de los insectos pirófilos a estos COV. Con un microscopio electrónico de barrido (SEM), se examinó la presencia de receptores IR en los insectos pirófilos. Los resultados se utilizaron para concluir cómo se adaptan los insectos pirófilos a los hábitats recientemente quemados.

Tiere element feuer

Los miembros del género Homo son los únicos animales conocidos que crean y controlan el fuego. La importancia adaptativa de este comportamiento único está ampliamente reconocida, pero aún se desconocen los pasos por los que nuestros ancestros evolucionaron las habilidades pirotécnicas. Muchas hipótesis que intentan responder a esta cuestión atribuyen el fuego de los homínidos a un descubrimiento fortuito, incluso accidental. Utilizando recientes reconstrucciones paleoambientales, presentamos un escenario alternativo en el que, hace 2 o 3 millones de años en el África tropical, la dependencia del fuego por parte de los humanos fue el resultado de la adaptación a entornos progresivamente propensos al fuego. Las fluctuaciones extremas y rápidas entre los bosques de dosel cerrado, los bosques y los pastizales que se produjeron en el África tropical durante esa época, junto con las reducciones de los niveles de dióxido de carbono atmosférico, cambiaron el régimen de incendios de la región, aumentando la ocurrencia de incendios naturales. Utilizamos modelos de la teoría del forrajeo óptimo para hipotetizar los beneficios que este paisaje alterado por el fuego proporcionó a los homínidos ancestrales y vinculamos estos beneficios a los pasos que transformaron a nuestros ancestros en un género de pirófilos activos cuya dependencia del fuego para sobrevivir contribuyó a su rápida expansión fuera de África.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad