Pinicola

Ver más

Fomitopsis pinicola, es un hongo de descomposición del tallo común en los árboles de madera blanda y dura[1] Su concha (cuerpo del fruto) se conoce como concha de cinturón rojo. Esta especie es común en las zonas templadas de Europa y Asia, así como en Nueva Escocia[1]. Influye en la estructura de los rodales y en la sucesión de los bosques pluviales templados. Desempeña funciones esenciales en el ciclo de los nutrientes en los bosques[2]. Se ha informado de que los hongos tienen una importante actividad antioxidante[3].
El sombrero tiene forma de casco o triangular, es duro y resistente, y puede llegar a tener 30 cm o más de diámetro y 15 cm de grosor[4]. Su superficie es más o menos lisa, al principio de color amarillo anaranjado con un margen blanco, más tarde de color rojizo oscuro a marrón y luego frecuentemente con un margen anaranjado. La superficie de los poros es de color amarillo pálido a marrón cuero, con 3-4 poros por mm. Crece en forma de estantes gruesos en coníferas vivas y muertas o (menos comúnmente) en árboles caducifolios[5] Las esporas son de color amarillo pálido y lisas[4].
El cuerpo fructífero de Fomitopsis pinicola se denomina concha. Es un cuerpo fructífero leñoso, apilado, con poros revestidos de basidios en su parte inferior. Al igual que en otras poliporas, el cuerpo fructífero es perenne y cada año se produce una nueva capa de poros en el fondo de los poros antiguos. Los poros son blanquecinos cuando son jóvenes y se vuelven algo parduzcos con la edad[6] Esta seta no es comestible[7] debido a su textura leñosa, pero es útil como yesca.

El hongo del bistec

Raro en Gran Bretaña e Irlanda, pero común en la mayoría de los países de la Europa continental, en Escandinavia Fomitopsis pinicola es muy común, y en Eslovenia el hongo del cinturón rojo se ve con bastante frecuencia en los troncos de abedules y hayas viejos, así como en las coníferas.
En los frutales viejos (corchete de la derecha en la foto de la izquierda), el cinturón rojo no siempre es claramente visible, y entonces es fácil confundir Fomitopsis pinicola con el hongo del casco Fomes fomentarius.
La Fomitopsis pinicola fue descrita científicamente por primera vez en 1810 por el botánico sueco Olof Swartz (1760 – 1818), quien le dio el nombre científico binomial de Boletus pinicola. En 1881, el micólogo finlandés Petter Adolf Karsten (1834 – 1917) transfirió esta especie al nuevo género Fomitopsis, que creó en ese momento, estableciendo así el nombre científico actualmente aceptado de la corchea roja, Fomitopsis pinicola.
Fomitopsis, el nombre genérico, significa «similar en apariencia a Fomes» (este último es el género que contiene Fomes fomentarius, el hongo de los cascos, con el que a veces se confunde el corchete de cinturón rojo. El epíteto específico pinicola significa que habita en especies de pinos, es decir, en pinos.

Phellinus

Fomitopsis pinicola, es un hongo de descomposición del tallo común en árboles de madera blanda y dura[1] Su concha (cuerpo del fruto) se conoce como concha de cinturón rojo. Esta especie es común en las zonas templadas de Europa y Asia, así como en Nueva Escocia[1]. Influye en la estructura de los rodales y en la sucesión de los bosques pluviales templados. Desempeña funciones esenciales en el ciclo de los nutrientes en los bosques[2]. Se ha informado de que los hongos tienen una importante actividad antioxidante[3].
El sombrero tiene forma de casco o triangular, es duro y resistente, y puede llegar a tener 30 cm o más de diámetro y 15 cm de grosor[4]. Su superficie es más o menos lisa, al principio de color amarillo anaranjado con un margen blanco, más tarde de color rojizo oscuro a marrón y luego frecuentemente con un margen anaranjado. La superficie de los poros es de color amarillo pálido a marrón cuero, con 3-4 poros por mm. Crece en forma de estantes gruesos en coníferas vivas y muertas o (menos comúnmente) en árboles caducifolios[5] Las esporas son de color amarillo pálido y lisas[4].
El cuerpo fructífero de Fomitopsis pinicola se denomina concha. Es un cuerpo fructífero leñoso y apilado con poros revestidos de basidios en su parte inferior. Al igual que en otras poliporas, el cuerpo fructífero es perenne y cada año se produce una nueva capa de poros en el fondo de los poros antiguos. Los poros son blanquecinos cuando son jóvenes y se vuelven algo parduzcos con la edad[6] Esta seta no es comestible[7] debido a su textura leñosa, pero es útil como yesca.

Hongo de los cascos

Fomitopsis pinicola es una especie de hongo de podredumbre parda común en el hemisferio norte. Crece en muchos árboles diferentes de gimnospermas y angiospermas. Estudios recientes muestran que se trata de un complejo de especies; en este complejo se han reconocido tres especies de América del Norte y una especie de Europa. En el presente estudio, se descubrieron seis nuevas especies del complejo Fomitopsis pinicola en el este de Asia, basándose en caracteres morfológicos y análisis filogenéticos inferidos a partir de los datos de la secuencia de las regiones del espaciador transcrito interno (ITS), la segunda subunidad de la ARN polimerasa II (RPB2) y el gen del factor de elongación de la traducción 1-α (TEF). Se proporcionan descripciones detalladas de las seis nuevas especies. Nuestros resultados también indican que las especies del complejo F. pinicola del este de Asia suelen tener áreas de distribución limitadas y una especialización en el hospedador.
En algunos casos, los límites de las especies de hongos basados en la morfología falsean el número de especies existentes (Leavitt et al., 2011). Debido al aislamiento geográfico, la falta de migración y la deriva genética, puede haber variación entre las poblaciones, aunque esta variación genética no siempre es obvia (Haight et al., 2016). Las especies crípticas de complejos de especies están demostrando ser extremadamente comunes en los hongos superiores, en particular los que tienen amplias distribuciones geográficas o rangos de huéspedes (Haight et al., 2016); comparten características morfológicas y relaciones filogenéticas similares a las especies conocidas. Podrían descubrirse más especies crípticas combinando las pruebas de los caracteres morfológicos, los datos moleculares, los árboles de huéspedes y las áreas de distribución en los complejos de especies (Liu et al., 2021).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad