Parte micologico

Progreso micológico

Con el aumento de las afecciones fúngicas en humanos y animales, los laboratorios veterinarios tendrán que contar con más especímenes fúngicos. Será necesaria una identificación fiable y rápida de los agentes etiológicos. El procedimiento con cultivos de hongos se describe en la parte general. En la parte específica, se delinean los pasos generales para diferenciar los mohos de importancia médica (dermatofitos, zigomicetos, hongos dematiáceos, Aspergillus, etc.). La identificación de algunos hongos patógenos es posible mediante las representaciones esquemáticas.

Hongos fantásticos

La micología es la rama de la biología que se ocupa del estudio de los hongos, incluyendo sus propiedades genéticas y bioquímicas, su taxonomía y su utilidad para el ser humano como fuente de yesca, medicina tradicional, alimentos y enteógenos, así como sus peligros, como la toxicidad o la infección.
Históricamente, la micología era una rama de la botánica porque, aunque los hongos están evolutivamente más relacionados con los animales que con las plantas,[1] esto no se reconoció hasta hace unas décadas[2] Los micólogos pioneros fueron Elias Magnus Fries, Christian Hendrik Persoon, Anton de Bary, Elizabeth Eaton Morse y Lewis David von Schweinitz.
Muchos hongos producen toxinas,[3] antibióticos,[4] y otros metabolitos secundarios. Por ejemplo, el género cosmopolita (a nivel mundial) Fusarium y sus toxinas, asociadas a brotes mortales de aleucemia tóxica alimentaria en humanos, fueron ampliamente estudiados por Abraham Joffe[5].
Los hongos son fundamentales para la vida en la Tierra en su papel de simbiontes, por ejemplo, en forma de micorrizas, simbiontes de insectos y líquenes. Muchos hongos son capaces de descomponer biomoléculas orgánicas complejas como la lignina, el componente más duradero de la madera, y contaminantes como los xenobióticos, el petróleo y los hidrocarburos aromáticos policíclicos. Al descomponer estas moléculas, los hongos desempeñan un papel fundamental en el ciclo global del carbono.

Desarrollo de las bases micológicas y de un método de cribado de la ajedrea de verano (Satureja hortensis) para la resistencia al mildiu (Peronospora lamii) – Detalles de Desarrollo de las bases micológicas y de un método de cribado de la ajedrea de verano
gradiente altitudinal (de 300 a 1400m NN) en el bosque de Baviera y Neuburger. Sobre la base de estos datos se investiga el cambio de la composición de las especies en el bosque causado por el cambio climático actual considerando escenarios de temperatura reales.
lagos, rafting, hidrospeed, barranquismo, marcha nórdica y bicicleta de montaña apta para todos los niveles, tanto en la senda ciclista que serpentea por todo el Val di Sole como en las numerosas carreteras de montaña.
El tercer domingo de cada mes de septiembre, Ceva acoge la Muestra de Setas, una reseña micológica de fama internacional que pone de relieve un producto característico de esta zona, junto con la trufa blanca, y la cría de una raza local de terneros. piemontefeel.org
En esta ocasión, el lugar ofrece al público no sólo la posibilidad de degustar la producción micológica local, sino también la oportunidad de aprender más sobre las setas, especialmente gracias a la Mostra Micologistica Regionale, que

En equipo con los hongos: el órgano…

La mayor parte de la colección micológica consiste en especímenes de hongos de herbario, preparaciones húmedas, cuerpos fructíferos en la colección de artículos individuales, pinturas y fotografías de hongos, publicaciones micológicas y materiales de archivo.
En la actualidad, las colecciones del departamento micológico sirven principalmente a los investigadores, tanto en el país como en el extranjero. La mayor parte de la colección micológica consiste en especímenes de hongos y líquenes de herbario, cuerpos fructíferos en la colección de artículos individuales, pinturas y fotografías de hongos, publicaciones micológicas y materiales de archivo.
Después de Corda, que murió trágicamente en 1849, no hubo nadie en el Museo Nacional que estudiara los hongos de forma sistemática. Desde entonces y hasta 1930 la colección micológica se estancó. La situación fue algo diferente en el caso de los líquenes, que fueron estudiados a principios de la década de 1920 por el custodio del departamento de botánica, Edvin Bayer.
En 1930 llegó al museo Albert Pilát (1903-1974). Comenzó un trabajo excepcionalmente intenso y centrado en la organización de los modestos herbarios micológicos privados, que comenzaron a crecer rápidamente. Lo consiguió con sus propias actividades de recolección en las tierras checas, Eslovaquia y, sobre todo, en la entonces Rutenia de los Cárpatos, y adquiriendo colecciones privadas de muchos de nuestros micólogos y recolectores de setas. También adquirió material valioso en intercambios con micólogos del extranjero. Es mérito de Albert Pilát que el Museo Nacional se convirtiera en el centro de interés de todos nuestros micólogos que trabajan científicamente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad