Micologo

Los micólogos estudian las propiedades de los hongos, como las levaduras y el moho. También estudian las formas en que los hongos pueden utilizarse en beneficio de la sociedad (por ejemplo, en los alimentos o el medio ambiente) y los riesgos que pueden suponer.
Los microbiólogos necesitan al menos una licenciatura en microbiología o un programa estrechamente relacionado que ofrezca cursos importantes de microbiología, como bioquímica o biología celular. Muchas facultades y universidades ofrecen programas de grado en ciencias biológicas, incluida la microbiología.
Muchos doctores en microbiología comienzan su carrera en puestos temporales de investigación postdoctoral. Durante su estancia postdoctoral, trabajan con científicos experimentados mientras continúan aprendiendo sobre sus especialidades y desarrollan una mayor comprensión de las áreas de investigación relacionadas.
Los microbiólogos suelen adquirir mayor responsabilidad e independencia en su trabajo a medida que ganan experiencia. También adquieren mayor responsabilidad mediante la certificación y la formación superior. Los microbiólogos doctores suelen dirigir equipos de investigación y controlar la dirección y el contenido de los proyectos.

Ver más

Los futuros micólogos se licencian en microbiología o en otro campo de las ciencias biológicas. Estas especializaciones constituyen una base sólida en física, química, bioquímica, matemáticas y otras ciencias naturales. Algunos programas de licenciatura en biología y microbiología ofrecen asignaturas optativas de micología, que abarcan las funciones naturales e industriales de diferentes tipos de hongos y que implican trabajo de laboratorio. Los cursos adicionales incluyen medicina, silvicultura y fitopatología.
Una vez obtenida la licenciatura, los graduados trabajan como técnicos o asistentes de laboratorio en organizaciones de investigación, hospitales, universidades o empresas. Sus funciones incluyen la preparación y el análisis de muestras para detectar hongos y otras bacterias. Los técnicos de laboratorio también registran los datos analíticos y revisan el trabajo realizado por otros profesionales del laboratorio.

Micólogos modernos

La micología es el estudio de los hongos, y es un campo de rápido crecimiento con muchas intersecciones con otros temas. Desde la clasificación y la evolución de las especies de hongos, pasando por el uso de las setas mágicas, hasta la utilización del micelio de las setas como material de envasado, el campo de la micología se está diversificando. Históricamente, la micología se ha centrado principalmente en los hongos patógenos que se encuentran en el mundo agrícola. Los hongos patógenos tienen un enorme impacto en la productividad total de la agricultura. Los hongos pueden ser responsables de más del 20% de las pérdidas totales de los cultivos en todo el mundo. Muchos de los programas de micología de las universidades se centran en la identificación de hongos o en la reducción de los patógenos fúngicos en los cultivos agrícolas. Entonces, ¿qué es la micología más allá del mundo de la identificación y la patología?
La micología se está convirtiendo en una nueva ciencia a medida que aumentan los cultivos y el uso de los hongos para ayudar al ser humano. ¿Qué es la micología en sentido radical? La micología es el estudio de los hongos y el planeta y los métodos para aliarse con los hongos para mejorarnos a nosotros mismos, al planeta y a nuestras relaciones. La micología está cambiando y esperemos que siga cambiando hacia los aspectos positivos de los hongos. Cuáles son algunos de los aspectos positivos de los hongos, exploremos nuevas vías para la micología.

Heinrich anton de bary

La micología es la rama de la biología que se ocupa del estudio de los hongos, incluyendo sus propiedades genéticas y bioquímicas, su taxonomía y su utilidad para el ser humano como fuente de yesca, medicina tradicional, alimentos y enteógenos, así como sus peligros, como la toxicidad o la infección.
Históricamente, la micología era una rama de la botánica porque, aunque los hongos están evolutivamente más relacionados con los animales que con las plantas,[1] esto no se reconoció hasta hace unas décadas[2] Los micólogos pioneros fueron Elias Magnus Fries, Christian Hendrik Persoon, Anton de Bary, Elizabeth Eaton Morse y Lewis David von Schweinitz.
Muchos hongos producen toxinas,[3] antibióticos,[4] y otros metabolitos secundarios. Por ejemplo, el género cosmopolita (a nivel mundial) Fusarium y sus toxinas, asociadas a brotes mortales de aleucemia tóxica alimentaria en humanos, fueron ampliamente estudiados por Abraham Joffe[5].
Los hongos son fundamentales para la vida en la Tierra en su papel de simbiontes, por ejemplo, en forma de micorrizas, simbiontes de insectos y líquenes. Muchos hongos son capaces de descomponer biomoléculas orgánicas complejas como la lignina, el componente más duradero de la madera, y contaminantes como los xenobióticos, el petróleo y los hidrocarburos aromáticos policíclicos. Al descomponer estas moléculas, los hongos desempeñan un papel fundamental en el ciclo global del carbono.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad