Lycoperdon pyriforme

Receta de lycoperdon pyriforme

Parecidos: La bola de cerdo (Scleroderma citrinum) es de color marrón; su interior es de color marrón oscuro. El hongo de las gemas (L. perlatum) es blanco con densas verrugas espinosas; fructifica en el suelo (no en la madera). Algunos otros hongos, incluido el mortal ángel destructor (Amanita bisporigera), tienen fases jóvenes de «botón» que se parecen a los bollos. Asegúrese de cortar los bollos de arriba a abajo para confirmar que son de color blanco puro en su interior, como un malvavisco, sin signos de un sombrero o tallo en desarrollo.
Esta es una de las muchas especies de hongos que viven en la madera en descomposición. Este y otros hongos sapróbicos desempeñan un papel increíblemente importante en la descomposición de los materiales duros de los que está hecha la madera y en la devolución de esos nutrientes al suelo.

Nombre común de lycoperdon pyriforme

El Apioperdon pyriforme, comúnmente conocido como «bola de pera» o «bola de tocón», es un hongo sapróbico presente en gran parte del mundo. Este hongo, que aparece en otoño, es común y abundante en los troncos en descomposición de la madera, tanto de caducifolios como de coníferas. Se considera un comestible selecto cuando aún es inmaduro y su carne interior es blanca. A menudo se denomina Lycoperdon pyriforme, pero se transfirió a Apioperdon en 2017 basándose en las diferencias filogenéticas y morfológicas[2][3] Es la única especie del género[2].
El cuerpo del fruto del globo en forma de pera mide de 1,5 a 4,5 cm de ancho por 2 a 4,5 cm de alto. Suelen tener forma de pera, como sugiere su nombre, pero también pueden ser casi esféricos. Cuando son muy jóvenes están cubiertas de pequeñas espinas blancas que suelen caerse antes de la madurez. En la parte superior puede verse un pequeño poro en desarrollo, mientras que la base estéril de la seta es pequeña y parece estar pinzada. El color oscila entre el casi blanco y el marrón amarillento, desarrollándose los tonos más oscuros con la edad. El poro central se rompe al final de la madurez para permitir que el viento y la lluvia dispersen las esporas. La base está unida a la madera por medio de rizomorfos (cordones gruesos de micelio)[7][8].

Etimología de apioperdon

ResumenEl control avanzado de la calidad del aire requiere un seguimiento en tiempo real del tamaño y la concentración de las partículas, lo que sólo puede hacerse con instrumentos ópticos. Sin embargo, estas técnicas necesitan una calibración periódica con muestras de referencia. En este estudio, sugerimos que las esporas del hongo globo (Lycoperdon pyriforme) pueden ser utilizadas como un estándar de referencia que tiene una distribución de tamaño monodispersa. Comparamos las esporas de Lycoperdon pyriforme con otras muestras de referencia comúnmente utilizadas, como el polvo de Al2O3 y las microesferas de látex de poliestireno (PSL). Aquí demostramos que las esporas puffball no se coagulan y, por tanto, mantienen el mismo tamaño de partícula en estado de aerosol durante al menos 15 minutos, lo que es suficiente para la calibración del instrumento. Además, los hongos puffball pueden almacenarse durante varios años y no se produce ninguna aglomeración de las esporas. También son mucho más baratos que otras muestras de calibración y no se necesitan dispositivos adicionales para la generación de aerosoles, ya que el cuerpo fructífero del hongo actúa como un atomizador en sí mismo. Las características mencionadas hacen de las esporas fúngicas una sustancia muy prometedora para la calibración y validación de los analizadores de tamaño de partícula, que supera a las partículas existentes producidas artificialmente para el muestreo de aerosoles. Además, las esporas de L. pyriforme son convenientes para la investigación básica y el desarrollo de nuevas técnicas de medición óptica, teniendo en cuenta su tamaño de partícula uniforme y la ausencia de coagulación en el aerosol.

Lycoperdon pyriforme medicinal

El Apioperdon pyriforme, comúnmente conocido como «bola de pera» o «bola de tocón», es un hongo sapróbico presente en gran parte del mundo. Este hongo, que aparece en otoño, es común y abundante en los troncos en descomposición de la madera, tanto de caducifolios como de coníferas. Se considera un comestible selecto cuando aún es inmaduro y su carne interior es blanca. A menudo se denomina Lycoperdon pyriforme, pero se transfirió a Apioperdon en 2017 basándose en las diferencias filogenéticas y morfológicas[2][3] Es la única especie del género[2].
El cuerpo del fruto del globo en forma de pera mide de 1,5 a 4,5 cm de ancho por 2 a 4,5 cm de alto. Suelen tener forma de pera, como sugiere su nombre, pero también pueden ser casi esféricos. Cuando son muy jóvenes están cubiertas de pequeñas espinas blancas que suelen caerse antes de la madurez. En la parte superior puede verse un pequeño poro en desarrollo, mientras que la base estéril de la seta es pequeña y parece estar pinzada. El color oscila entre el casi blanco y el marrón amarillento, desarrollándose los tonos más oscuros con la edad. El poro central se rompe al final de la madurez para permitir que el viento y la lluvia dispersen las esporas. La base está unida a la madera por medio de rizomorfos (cordones gruesos de micelio)[7][8].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad