Hericium

Hericium americanum medicinal

El Hericium abietis,[2] comúnmente conocido como cabeza de oso o erizo de coral occidental, es un hongo comestible del grupo de los hongos dentarios. Crece en tocones o troncos de coníferas en Norteamérica y produce un cuerpo frutal de color blanco crema de hasta 10-75 cm de alto y ancho. Fructifica desde el inicio de las lluvias otoñales hasta mediados de la temporada.
La especie fue descrita por primera vez como Hydnum abietis por el botánico estadounidense James Robert Weir en 1931. Weir recolectó los especímenes tipo en 1916, cerca del río Priest en Idaho. Kenneth Archibald Harrison lo transfirió al género Hericium en 1964[3]. El hongo se conoce comúnmente como «cabeza de oso»[4] o «erizo de coral occidental»[5].
El cuerpo del fruto forma una masa compacta y ramificada con largas espinas colgando. Las ramas se originan a partir de una base única, gruesa y resistente. El color del cuerpo del fruto varía de blanco a cremoso, amarillento claro y salmón. Las espinas que cuelgan suelen tener una longitud de 0,5-1 cm (0,2-0,4 pulgadas), aunque algunas pueden alcanzar los 2,5 cm (1,0 pulgadas); son blandas y frágiles, y suelen crecer en forma de racimos en las puntas de las ramas. Normalmente, los cuerpos de los frutos tienen unas dimensiones que oscilan entre los 10 y los 75 cm de alto y de ancho, pero se sabe que alcanzan tamaños enormes; un espécimen conocido pesaba unas 100 libras (45 kg)[6].

Beneficios del hericium

El Hericium erinaceus (también llamado hongo melena de león, hongo cabeza de mono, hongo diente de barba, barba de sátiro, hongo erizo de barba, hongo pom pom u hongo diente de barba) es una seta comestible que pertenece al grupo de los hongos dentarios. Originario de América del Norte, Europa y Asia, se puede identificar por sus largas espinas (de más de 1 cm de longitud), su presencia en maderas duras y su tendencia a crecer un solo grupo de espinas colgantes. Los cuerpos de los frutos se pueden cosechar para uso culinario. No existen pruebas de alta calidad procedentes de la investigación clínica que indiquen que la seta melena de león tenga propiedades medicinales[1].
El Hericium erinaceus puede confundirse con otras especies de Hericium, que crecen en la misma zona. En la naturaleza, estos hongos son comunes durante el final del verano y el otoño en las maderas duras, particularmente en el haya americana. Normalmente, el H. erinaceus se considera saprofito, ya que se alimenta principalmente de árboles muertos[1], pero también puede encontrarse en árboles vivos, por lo que también puede ser un parásito de los árboles. Esto podría indicar un hábitat endofítico[1].

Comentarios

Hericium es un género de setas comestibles de la familia Hericiaceae. Las especies de este género son blancas y carnosas y crecen en madera muerta o moribunda; los cuerpos fructíferos se asemejan a una masa de frágiles espinas en forma de carámbano que están suspendidas de un marco de soporte ramificado o de un cojín de tejido resistente y no ramificado. Esta estructura distintiva ha hecho que las especies de Hericium reciban diversos nombres comunes: cabeza de mono, melena de león y cabeza de oso son algunos ejemplos. Desde el punto de vista taxonómico, este género se situaba anteriormente en el orden Aphyllophorales, pero estudios moleculares recientes lo sitúan ahora en el orden Russulales.
El género Hericium fue descrito originalmente por Christian Hendrik Persoon en 1794. Fue mencionado por Elias Magnus Fries en el Systema Mycologicum (1822); Fries lo consideraba sinónimo de la tribu Merisma del género Hydnum. En 1825 reconoció a Hericium como un género distinto, aunque no en el mismo sentido en que se conocería el género posteriormente[2] Es nativo de América del Norte.
En 2004, se analizaron las relaciones filogenéticas de las especies de Hericium comparando las secuencias del espaciador transcrito interno del ADNr de H. abietis, H. alpestre, H. americanum, H. coralloides, H. erinaceum, H. erinaceus y H. laciniatum. Este análisis separó a H. erinaceum de las otras seis especies de Hericium, y mostró que H. erinaceus, H. abietis, H. americanum y H. coralloides están estrechamente relacionados entre sí, pero divergen genéticamente de H. alpestre y H. laciniatum[3]. Se han desarrollado marcadores genéticos moleculares que permiten una identificación rápida y sensible de las especies de Hericium mediante la reacción en cadena de la polimerasa[4].

Semejantes al hericium

Estos hongos amantes de la madera se identifican fácilmente por sus espinas caídas, que cuelgan como pequeños carámbanos. No tienen capuchones; algunas de las especies cuelgan sus espinas de estructuras ramificadas, mientras que una especie simplemente forma un gran grupo de espinas.
Recientes estudios de biología molecular han colocado al Hericium dentro de los Russulales (antes estaba dispuesto de varias maneras en los «Aphyllophorales»), en la familia Hericiaceae (véase la taxonomía de los hongos para la jerarquía completa). Evidentemente, no hay ninguna distinción morfológica tradicional que permita situar al Hericium erinaceus y a la Russula foetentula en el mismo orden, mientras que otra seta con branquias -por ejemplo, el Pluteus cervinus- pertenece a un orden diferente. Para confundir aún más las cosas, el orden Russulales también contiene el poliporo Bondarzewia berkeleyi y otros hongos morfológicamente diversos. ¿No es magnífica la evolución convergente?
Que yo sepa, no se ha realizado ningún estudio contemporáneo exhaustivo de las colecciones de Hericium de Norteamérica, lo que significa que las especies actualmente reconocidas se basan en conceptos de especies morfológicas y biológicas y pueden estar sujetas a revisión una vez que los estudios de ADN apliquen el concepto de especie filogenética. Un estudio global basado en el ADN (Hallenberg y colaboradores, 2013) abrió la caja de Pandora para América del Norte, apoyando algunas agrupaciones de colecciones pero también descubriendo identificaciones erróneas en estudios anteriores, así como múltiples identificaciones erróneas y aplicaciones de nombres inconsistentes en el material americano estudiado. En resumen, estudiante de posgrado de micología, hazlo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad