Gurumelo seta

Gurumelo (tipo de seta) (paymogo)

En 1979, un emprendedor de Moraleja, municipio situado en la comarca de la Sierra de Gata, al noroeste de la provincia de Cáceres, decidió trabajar con este producto y puso en marcha una empresa agroalimentaria que se convertiría en imprescindible para su comercialización en España. «Empecé comprando setas a los vecinos de la zona y vendiéndolas en un mercado muy pequeño. Ahora mis proveedores vienen de muchas partes de España y Portugal, y exporto a países como Italia o Israel. No es fácil, porque al fin y al cabo estamos hablando de un producto de primera calidad», dice Julián Martín, de 68 años, propietario de Productos Silvestres Julián Martín.
En buenas campañas, Martín puede vender unos 800.000 kilos de setas, que compra no sólo en la región, sino también en el resto de España y Portugal. Las comercializa durante todo el año bajo la marca El Campanillo. Vende las setas frescas, pero también en conserva, congeladas y deshidratadas.
El Gurumelo, la seta estrella de la primaveraEl municipio de Villanueva del Fresno es conocido por una fiesta turística que pone en valor la seta estrella de la primavera extremeña, el Gurumelo.

A por setas en moto. buscando y

Las setas de tana, gurumelo, gallipierno y tentullo son tan populares en la Sierra de Aracena como el jamón ibérico. Al llegar a casa, a alguien se le ocurrió recoger los mejores frutos de la sierra en otoño: las setas con jamón. Un gran contraste; rápido, delicioso y volátil.
Los montes altos y húmedos con buena materia orgánica son terrenos propicios para los versátiles hongos, empezando por la estrella del espectáculo, la Amanita caesarea, de Tana en la Sierra, seguida por el Boletus aureus, el mejor de su especie ya que el tentullo es una seta de alcornoque. En español estas setas se llaman sureny, de los bosques de Quercus suber (alcornoque).    Otras setas españolas de calidad son el gurumelo (Amanita ponderosa) y el gallipierno o parasol (Macrolepiota procera).

Aznalcollar 2017.recuerda… si encuentras un gurumelo

Abr32013ActualidadAlimentaciónDías gastronómicosEl gurumelo, de nombre científico Amanita ponderosa, es una especie de hongo comestible muy apreciado, endémico de la Andalucía central y occidental, especialmente en el sur de Huelva y Extremadura (España) y en el Alentejo (en Portugal). Se cree que el nombre común proviene de su aspecto gurumelo antes de salir de la tierra, ya que se desarrolla en forma de huevo dentro de la tierra y provoca un montículo de arena agrietada, un pequeño bulto o grumuelo. Pero probablemente viene de la deformación de la palabra portuguesa «hongo» que significa la flecha de hongos.
La flecha de primavera aflora durante los meses de febrero a mayo aproximadamente. Su hábitat son los pastizales de encinas y alcornoques y podemos encontrarlas con matorrales y jaras y otras plantas del monte mediterráneo.
Se puede degustar a la plancha con unos granos de sal, en revuelto con ajete y huevo, en potaje de alubias con perdiz, asado y picado en ensalada, en guisos de solera con un poco de vino y como cualquier aficionado o profesional de la cocina puede imaginar, es un producto que realzará todas las comidas

Gurumelos, amanita ponderosa

ResumenSe realizó un seguimiento del número y localización de los esporocarpos de Amanita ponderosa Malençon & R. Heim a lo largo de seis años en un encinar de 3 ha situado en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva), en el suroeste de España. Los datos indicaron que las manchas de producción de esporocarpos mostraron una forma muy similar cada año, pero algunas manchas mostraron diferencias aparentemente de alternancia de cultivos o de años de monte. Esta especie sólo fructifica en primavera, siendo el periodo de fructificación de 6 a 8 semanas, lo que coincide con el aumento de la temperatura del aire desde mediados de febrero hasta abril. Las diferencias en la duración del periodo de fructificación y la producción total de esporocarpos están relacionadas con las precipitaciones y la temperatura. Los resultados sugieren que las lluvias de finales de verano y principios de otoño son cruciales para la siguiente fructificación de primavera, pero las lluvias durante el periodo de fructificación parecen tener menos influencia en la producción de esporocarpos. Durante el periodo de producción de esporocarpios, se relacionó con la temperatura del suelo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad