Fibula

Recorrido del peroné

La arteria fibular nace de la bifurcación del tronco tibial-fibular en las arterias fibular y tibial posterior en la parte superior de la pierna propiamente dicha, justo por debajo de la rodilla. Se dirige hacia el pie en el compartimento posterior profundo de la pierna, justo medial al peroné. Suministra una rama perforante a los compartimentos lateral y anterior de la pierna; también proporciona una arteria nutricia al peroné. Algunas fuentes afirman que la arteria del peroné surge directamente de la arteria tibial posterior, pero los cirujanos vasculares y plásticos señalan la importancia clínica del tronco tibial-fibular[2].
En un momento de su historia, tanto el término griego perone como el término latino fibula competían para describir el hueso más pequeño de la pierna. Muchas de las arterias, venas, nervios y músculos de la pierna se denominan según el hueso al que se acercan (por ejemplo, el tibial anterior y el nervio tibial están cerca de la tibia). Así, la arteria que discurre cerca del hueso más pequeño de la pierna tenía dos nombres: la arteria peronea y la arteria fibular. Con el tiempo, el término peroné se convirtió en el nombre estándar para el hueso, pero muchas de las arterias, músculos y nervios relacionados siguen llamándose con el nombre griego derivado de peroneo. La Terminologia Anatomica, la norma internacional para la nomenclatura anatómica, establece que tanto los nombres derivados del peroné como los del peroné son aceptables, pero recoge los nombres derivados del peroné como los términos preferidos.

Fíbula wikipedia

La tibia es la espinilla, el mayor de los dos huesos de la parte inferior de la pierna. La parte superior de la tibia se conecta a la articulación de la rodilla y la parte inferior se conecta a la articulación del tobillo. Aunque este hueso soporta la mayor parte del peso del cuerpo, necesita el apoyo del peroné.
El peroné, a veces llamado hueso de la pantorrilla, es más pequeño que la tibia y corre a su lado. El extremo superior del peroné se encuentra debajo de la articulación de la rodilla, pero no forma parte de la articulación en sí. El extremo inferior del peroné forma la parte exterior de la articulación del tobillo. El peroné ayuda a estabilizar la tibia pero no soporta mucho peso.
Aunque la tibia y el peroné pueden romperse independientemente el uno del otro, al estar tan juntos es más frecuente que ambos huesos se rompan juntos. Esto se denomina fractura combinada de tibia y peroné.
Después de que el médico haya corregido la posición de los huesos rotos, una radiografía también puede ayudar a confirmar que los huesos están bien alineados. En las citas de seguimiento, las radiografías pueden ayudar al médico de su hijo a ver si los huesos se están curando correctamente.

Fibula 2021

PeronéPosición del peroné en el cuerpo humano (mostrado en rojo)Sección transversal de la parte inferior de la pierna humana, mostrando el peroné en el centro (terminología latina)DetallesPronunciación/ˈfɪbjʊlə/[1][2]ArticulacionesArticulación tibiofibular superior e inferior
El peroné o hueso de la pantorrilla es un hueso de la pierna situado en la cara lateral de la tibia, a la que se conecta por arriba y por abajo. Es el más pequeño de los dos huesos y, en proporción a su longitud, el más delgado de todos los huesos largos. Su extremidad superior es pequeña, situada hacia la parte posterior de la cabeza de la tibia, por debajo de la articulación de la rodilla y excluida de la formación de esta articulación. Su extremidad inferior se inclina un poco hacia delante, de modo que se encuentra en un plano anterior al de la extremidad superior; se proyecta por debajo de la tibia y forma la parte lateral de la articulación del tobillo.
La irrigación sanguínea es importante para planificar la transferencia de tejido libre, ya que el peroné se utiliza habitualmente para reconstruir la mandíbula. El fémur es irrigado en su tercio medio por un gran vaso nutritivo procedente de la arteria fibular. También se perfunde desde su periostio, que recibe muchas ramas pequeñas de la arteria fibular. La cabeza proximal y la epífisis son abastecidas por una rama de la arteria tibial anterior. En la extracción del hueso siempre se toma el tercio medio y se conservan los extremos (4 cm proximales y 6 cm distales)

El peroné y la tibia

El ligamento colateral del peroné (ligamento lateral externo largo o ligamento colateral lateral, LCL) es un ligamento situado en la cara lateral (externa) de la rodilla, por lo que pertenece a los ligamentos extrínsecos de la rodilla y al ángulo posterolateral de la misma[1].
Redondeado, más estrecho y menos ancho que el ligamento colateral medial, el ligamento colateral del peroné se extiende oblicuamente hacia abajo y hacia atrás[1] desde el epicóndilo lateral del fémur por encima, hasta la cabeza del peroné por debajo. A diferencia del ligamento colateral medial, no se fusiona con el ligamento capsular ni con el menisco lateral[2].
Ambos ligamentos colaterales están tensos cuando la articulación de la rodilla está en extensión. Con la rodilla en flexión, el radio de curvatura de los cóndilos disminuye y el origen y las inserciones de los ligamentos se acercan, lo que los hace más laxos. De este modo, el par de ligamentos estabiliza la articulación de la rodilla en el plano coronal. Por lo tanto, el daño y la rotura de estos ligamentos pueden diagnosticarse examinando la estabilidad mediolateral (lateral) de la rodilla[1].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad