Cornezuelo de centeno

Ergotismo

El cornezuelo que se encuentra en los cultivos de cereales procede de un hongo parásito del género Claviceps, del que forman parte Commiphora africana, Claviceps sorghi, Calotropis gigantea o Claviceps purpurea, siendo C. purpurea la especie predominante (Tabla 1). El término «purpurea» tiene su origen en su capacidad para reemplazar los granos en el grano con cuerpos de cornezuelo duros y violáceos (esclerocios) que contienen una diversidad de alcaloides (9, 10).
Las micotoxinas de campo y de almacenamiento se han vuelto más abundantes en los últimos 5 años en algunas zonas de Canadá porque las condiciones ambientales favorecen el crecimiento de los hongos micotoxigénicos (11). Por ejemplo, hasta el 20% del trigo producido en el oeste de Canadá en 2011 estaba infectado en algún grado por el cornezuelo (12). Con los modelos de cambio climático que predicen un aumento de las precipitaciones y la prevalencia de los insectos, es probable que las concentraciones de cornezuelo en los granos de cereales canadienses aumenten en el futuro (13).La susceptibilidad de los granos al cornezuelo (de mayor a menor) se clasifica en centeno (Secale cereale), trigo (Triticum spp.), triticale (Triticosecale), cebada (Hordeum vulgare) y avena [Avena sativa; (14)]. El centeno, un polinizador abierto, es más susceptible a la infección por cornezuelo, mientras que el trigo y la cebada son autopolinizadores. La contaminación por cornezuelo suele reducir el rendimiento en un 5-10% (centeno y trigo, respectivamente), pero la reducción del grado de calidad supone la mayor parte de las pérdidas económicas asociadas al grano contaminado (14). Los alcaloides del cornezuelo también son producidos por el hongo Neotyphodium coenophialum en las gramíneas, especialmente en las festucas (15). La toxicosis de las festucas es frecuente en las regiones costeras y de meseta de Australia y se calcula que cuesta a los ganaderos de Estados Unidos más de 860 millones de dólares al año (16, 17).

Medicamento para el cornezuelo

El Claviceps purpurea es un hongo del cornezuelo que crece en las espigas del centeno y en plantas forrajeras y de cereales relacionadas. El consumo de granos o semillas contaminados con la estructura de supervivencia de este hongo, el esclerocio del cornezuelo, puede causar ergotismo en los seres humanos y otros mamíferos[1][2] C. purpurea afecta con mayor frecuencia a especies exógenas como el centeno (su huésped más común), así como al triticale, el trigo y la cebada. Sólo afecta a la avena en raras ocasiones.
Un grano de cornezuelo llamado Sclerotium clavus se desarrolla cuando una flor de hierba o cereal en flor es infectada por una ascospora de C. purpurea. El proceso de infección imita el crecimiento de un grano de polen en un ovario durante la fecundación. Debido a que la infección requiere el acceso de la espora del hongo al estigma, las plantas infectadas por C. purpurea son principalmente especies extrovertidas con flores abiertas, como el centeno (Secale cereale) y el Alopecurus.
El micelio fúngico que prolifera destruye entonces el ovario de la planta y se conecta con el haz vascular destinado originalmente a alimentar la semilla en desarrollo. La primera etapa de la infección por cornezuelo se manifiesta como un tejido blando blanco (conocido como Sphacelia segetum) que produce una melaza azucarada, que a menudo cae de los floretes de la hierba infectada. Esta melaza contiene millones de esporas asexuales (conidios) que los insectos o la lluvia dispersan a otros ramos. Más tarde, la Sphacelia segetum se convierte en un Sclerotium clavus duro y seco dentro de la cáscara del flósculo. En esta fase, los alcaloides y los lípidos (por ejemplo, el ácido ricinoleico) se acumulan en el Sclerotium.

Síntomas del cornezuelo

El cornezuelo es una enfermedad fúngica causada por hongos del género Claviceps.    Las especies de este género son únicas en el sentido de que sólo infectan los ovarios de las plantas huésped; ninguna otra parte de la planta está infectada. Existen aproximadamente 40 especies de Claviceps, siendo C. purpurea (Fries ex Fries) Tulasne la especie más preocupante. Aunque C. purpurea tiene un rango de hospedaje muy amplio, que incluye aproximadamente 400 especies de gramíneas, la más importante desde el punto de vista económico es el centeno. Aunque el cornezuelo del centeno provoca reducciones de rendimiento, la importancia de la enfermedad está relacionada principalmente con los alcaloides tóxicos presentes en los cornezuelos (esclerocios). Los alcaloides pueden causar graves problemas de salud tanto en los seres humanos como en los animales. Los brotes de envenenamiento grave como consecuencia de los hongos del cornezuelo se denominan ergotismo.
El primer signo evidente de la infección por cornezuelo es la aparición de «melaza», una solución azucarada y pegajosa de color amarillo formada por savia del huésped y conidios (Figura 1) entre las glumas afectadas del centeno. Esta solución es segregada por el ovario de la planta infectada, que acaba siendo sustituida por un esclerocio negro-púrpura, comúnmente denominado cornezuelo (Figura 2). El tamaño del esclerocio depende de la planta huésped; generalmente es de 1 a 5 veces mayor que la semilla huésped. Así, los cornezuelos más grandes (1-5 cm, 0,4-2 pulgadas) se encuentran en plantas con semillas grandes, como el centeno. El esclerocio consiste en un tejido micelial blanquecino que contiene células de almacenamiento y una corteza exterior pigmentada oscura que protege el micelio fúngico de la desecación, la luz ultravioleta y otras condiciones ambientales adversas.

Usos del cornezuelo

La intoxicación por cornezuelo (ergotismo) en humanos y animales domésticos provoca alucinaciones, sensación de picor y ardor en la piel y puede causar efectos en la neurotransmisión y la circulación. El ergotismo es una de las enfermedades humanas más antiguas que se conocen causadas por micotoxinas y se han encontrado referencias a las enfermedades del grano en varios libros de la Biblia (850-550 a.C.). En 1597, los científicos de la Universidad de Marburgo observaron que los signos de ergotismo solían aparecer tras el consumo de granos de centeno tiznados y que el ergotismo se veía favorecido por las estaciones de crecimiento frías y húmedas.
En 1630 se observó que la alimentación de animales con granos tiznados producía una enfermedad similar al ergotismo humano y a finales del siglo XVIII se demostró la intoxicación en animales. Finalmente, en 1764, el cornezuelo fue reconocido como un hongo por Otto von Munchhausen (Schiff, 2006). Hasta finales del siglo XX, la exposición del ser humano y del ganado a los alcaloides del cornezuelo se producía principalmente a través de la ingestión de «cornezuelos» (Figura 1), que son estructuras de reposo con forma de espolón o de semilla (esclerocios) de los hongos del cornezuelo, la especie Claviceps (Schardl, 2015).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad