Colmenilla

Falsa colmenilla

Las Morchellaceae son una familia de hongos ascomicetos del orden Pezizales. Según una obra de referencia estándar, la familia contiene al menos 49 especies distribuidas en 4 géneros,[1] pero en 2012 se añadieron 5 géneros que producen el ascoma secuestrado e hipogeo[2] Los miembros más conocidos son las verdaderas morillas del género Morchella, muy apreciadas y comercialmente recogidas, las morillas del género Verpa y un género de hongos con forma de copa, Disciotis. Los cuatro géneros restantes producen los cuerpos frutales secuestrados.
Aparte del género anamorfo Costantinella, los tres géneros restantes de Morchellaceae se distinguen por la morfología del ascocarpo. Las especies de Morchella tienen un ascocarpo con un pileo esponjoso, con un estipe y un pileo huecos. Las especies de Verpa tienen un pileo en forma de copa o de dedal, liso o arrugado, sobre un estipe hueco. Disciotis tiene un pileo en forma de copa con pliegues himeniales venosos y un estipe pequeño o inexistente[4] Las ascosporas son elipsoides, lisas y normalmente hialinas[5].

Colmenilla 2020

La Morchella esculenta, (comúnmente conocida como colmenilla común, colmenilla, colmenilla amarilla, colmenilla verdadera, seta colmenilla y colmenilla esponja) es una especie de hongo de la familia Morchellaceae de los Ascomycota. Es una de las setas comestibles más reconocidas y muy buscada. Cada cuerpo del fruto comienza como una esponja grisácea fuertemente comprimida con crestas más claras, y se expande hasta formar una gran esponja amarillenta con grandes picaduras y crestas levantadas sobre un gran tallo blanco. Los capuchones picados de color marrón amarillento miden de 2 a 7 centímetros de ancho por 2 a 10 cm de alto, y están fusionados con el tallo en su margen inferior, formando un hueco continuo. Las fosas son redondeadas y están dispuestas de forma irregular. El tallo hueco suele tener una longitud de 2-9 cm (1-3+1⁄2 pulgadas) y un grosor de 2-5 cm (1-2 pulgadas), y es de color blanco a amarillo. El hongo fructifica bajo maderas duras y coníferas durante un corto periodo de tiempo en primavera, dependiendo del clima, y también se asocia a viejos huertos, bosques y terrenos alterados
La Morchella esculenta se conoce comúnmente con varios nombres: colmenilla, colmenilla común, colmenilla verdadera, colmenilla amarilla, colmenilla esponjosa,[4] Molly Moocher, pajar y pez de secano.[5] En Nepal se conoce como Guchi chyau.[6] El epíteto específico deriva del latín esculenta, que significa «comestible».

Pronunciación de las colmenillas

Las colmenillas son una de las setas silvestres más deseadas del mundo. Son alabadas por su sabor, su textura y su aspecto.  La parte que comemos es el cuerpo fructífero del organismo subterráneo llamado micelio que mantiene una compleja relación simbiótica con los árboles. Cada primavera, los entusiastas de las setas, los chefs buscadores de alimentos y un grupo cada vez mayor de recolectores comerciales cazan estos pequeños tesoros del bosque.El género Morchella ha sido objeto de fascinación y debate durante siglos. Los micólogos (científicos especializados en setas) no se ponen de acuerdo sobre cuántas subespecies de Morchella hay y la nomenclatura se revisa constantemente. Sin embargo, ¿no es cierto que «una rosa con otro nombre olería igual de dulce»? Todo el mundo está de acuerdo en que las morillas son deliciosas y nutritivas.
El aspecto de las colmenillas es muy variado. Su forma puede ser desde oblonga hasta bulbosa. Su color puede ser de rubio a gris. Su tamaño puede ser más pequeño que la punta de un dedo o más grande que la mano. Su característica más identificable es lo que suele describirse como un exterior en forma de panal. Los «panales» u hoyos en el exterior de las morillas pueden estar apretados o sueltos y formar un patrón/corrimiento irregular. El interior de las colmenas es hueco y blanco, y de cerca se puede detectar una textura parecida a la de la piel de gallina. La base del capuchón se une a un tallo blanco que puede ser corto o alto y el hueco del capuchón se prolonga en el tallo (esto es importante para distinguirla de algunas falsas morillas).

Morel audio

Morel – Lo que empezó como un sueño en 1975 – crear el altavoz perfecto – se ha convertido en el trabajo de toda una vida para el fundador de Morel, Meir Mordechai. Inspirado por su amor a la música, la búsqueda de Meir para crear el altavoz definitivo ha dado lugar a una empresa conocida en todo el mundo por su dedicación a proporcionar una calidad de sonido excelente. A lo largo del camino, Morel se ha forjado una envidiable reputación de innovación tecnológica y excelencia en el diseño. Los kits de bricolaje seleccionados que se ofrecen son fáciles de construir y ofrecen el mejor sonido por su precio: ¡una forma asequible de experimentar las extraordinarias cualidades de MOREL!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad