Champiñon venenoso

Champiñon venenoso

Agaricus xanthoder…

Una crisis colinérgica es una sobreestimulación en una unión neuromuscular debido a un exceso de acetilcolina (ACh),[1] como resultado de la inactividad de la enzima AChE, que normalmente descompone la acetilcolina.
Como resultado de la crisis colinérgica, los músculos dejan de responder a los elevados niveles sinápticos de ACh, lo que provoca parálisis flácida, insuficiencia respiratoria y otros signos y síntomas que recuerdan a la intoxicación por organofosforados. Otros síntomas son el aumento de la sudoración, la salivación y las secreciones bronquiales junto con la miosis (pupilas contraídas).
Esta crisis puede quedar enmascarada por el uso concomitante de atropina junto con la medicación inhibidora de la colinesterasa para evitar los efectos secundarios. La parálisis flácida resultante de la crisis colinérgica puede distinguirse de la miastenia gravis por el uso del fármaco edrofonio (Tensilon), ya que sólo empeora la parálisis causada por la crisis colinérgica pero refuerza la respuesta muscular en el caso de la miastenia gravis. (El edrofonio es un inhibidor de la colinesterasa, por lo que aumenta la concentración de acetilcolina presente).

Ver más

Los refugiados se ven afectados con especial frecuenciaCalambres de estómago, náuseas, vómitos: este tipo de síntomas pueden ser típicos de la intoxicación por setas. Al parecer, los refugiados se ven afectados con especial frecuencia en la actualidad por la intoxicación causada por el consumo de setas que han recogido ellos mismos. En septiembre de 2016, el Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos (BfR) recibió el aviso de la clínica que lo atendía del fallecimiento de un refugiado que había recogido y comido setas de la muerte. En 2015 se notificaron al BfR un total de 27 casos de intoxicación por setas, dos de los cuales fueron mortales. «En Alemania hay algunas especies de setas muy tóxicas que se parecen mucho a las setas comestibles de otras regiones del mundo. Esto puede suponer un peligro sobre todo para los refugiados», afirma el presidente del BfR, el profesor Dr. Andreas Hensel. Una seta muy popular en la región mediterránea, por ejemplo, es la seta blanca europea comestible, pero puede confundirse fácilmente con la seta de la muerte, muy venenosa, que es autóctona de Alemania. Sin embargo, también existe un riesgo fundamental para la salud de los recolectores de setas, aunque conozcan la vegetación local. Debido a la similitud de muchas setas autóctonas, es fácil confundirlas entre sí a simple vista. Los niños y las personas mayores corren un riesgo especial, ya que incluso pequeñas cantidades de setas pueden provocar una intoxicación.

La seta más venenosa

La monometilhidracina (monometilhidracina, MMH) es un producto químico altamente tóxico y volátil con la fórmula química CH3(NH)NH2. Se utiliza como propulsor de cohetes en motores de cohetes bipropelentes porque es «hipergólico» con varios oxidantes como el tetróxido de nitrógeno (N2O4) y el ácido nítrico (HNO3). Como propulsor, se describe en la especificación MIL-PRF-27404[4].
El MMH es un derivado de la hidracina que en su día se utilizó en los motores del sistema de maniobra orbital (OMS) y del sistema de control de reacción (RCS) del transbordador espacial de la NASA, que utilizaban MMH y MON-3 (una mezcla de tetróxido de nitrógeno con aproximadamente un 3% de óxido nítrico). Este producto químico es tóxico y cancerígeno en pequeñas cantidades, pero se almacena fácilmente en órbita, proporcionando un rendimiento moderado para un peso muy bajo del sistema de tanques de combustible. El MMH y su pariente químico, la dimetilhidracina asimétrica (UDMH), tienen la ventaja clave de ser lo suficientemente estables como para ser utilizados en motores de cohetes con refrigeración regenerativa. La Agencia Espacial Europea (ESA) ha intentado buscar nuevas opciones en cuanto a combinaciones de cohetes bipropelentes para evitar el uso de sustancias químicas mortales como la MMH y sus parientes[5].

Ver más

La intoxicación por setas es una intoxicación resultante de la ingestión de setas que contienen sustancias tóxicas. Sus síntomas pueden variar desde un ligero malestar gastrointestinal hasta la muerte en unos 10 días. Las toxinas de las setas son metabolitos secundarios producidos por el hongo.
La intoxicación por setas suele ser el resultado de la ingestión de setas silvestres tras la identificación errónea de una seta tóxica como especie comestible. La razón más común para esta identificación errónea es el gran parecido en términos de color y morfología general de las especies de setas tóxicas con las especies comestibles. Para prevenir la intoxicación por setas, los recolectores de setas se familiarizan con las setas que pretenden recoger, así como con cualquier especie tóxica de aspecto similar. La seguridad de comer setas silvestres puede depender de los métodos de preparación para cocinarlas.
Las setas venenosas contienen una variedad de toxinas diferentes que pueden diferir notablemente en cuanto a su toxicidad. Los síntomas de la intoxicación por setas pueden variar desde un malestar gástrico hasta un fallo orgánico con resultado de muerte. Los síntomas graves no siempre se producen inmediatamente después de comer, a menudo no hasta que la toxina ataca el riñón o el hígado, a veces días o semanas después.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad