Castaños micorrizados

Los investigadores descubren una nueva especie de trufa en taitung

Se han producido castañas americanas (Castanea dentata) transgénicas para expresar una enzima oxalato oxidasa (EC 1.2.3.4), que degrada el ácido oxálico tóxico. El ácido oxálico (u oxalato) es producido por el hongo del chancro del castaño (Cryphonectria parasitica) como factor de virulencia que mata el tejido del cambium del castaño americano susceptible. La degradación de este ácido protege a los castaños americanos de los efectos letales de las infecciones del tizón (Zhang B. et al., 2013; Newhouse et al., 2014) sin dañar al hongo. La oxalato oxidasa utilizada en los castaños transgénicos procede del trigo (Lane et al., 1993), pero se encuentran enzimas similares en muchas otras monocotiledóneas, así como en taxones no relacionados (Laker et al., 1980; Satyapal, 1993; Molla et al., 2013; NCBI Genbank, 2017), por lo que la enzima no es ajena a los ecosistemas nativos. Sin embargo, antes de utilizar cualquier producto novedoso para la restauración, es importante evaluar los posibles efectos ambientales no deseados. Este informe describe dos bioensayos de invernadero separados para evaluar los posibles impactos bajo tierra en otros organismos que se encuentran en los hábitats del castaño americano. Se observó la hojarasca del castaño para comprobar los posibles efectos alelopáticos sobre la germinación de las semillas autóctonas, y se observaron las raíces del castaño para comprobar los posibles efectos sobre la colonización de los hongos ectomicorrícicos.

La internet de la naturaleza: cómo los árboles se comunican entre sí en un bosque sano

Mi investigación pretende analizar cómo las asociaciones de hongos micorrícicos y la competencia interespecífica entre plántulas influyen en el rendimiento de las plántulas de castaño americano. Las micorrizas benefician a las plantas al proporcionarles acceso a ciertos nutrientes necesarios, y las micorrizas se benefician de la planta al absorber los productos fotosintéticos de la misma. Las plantas con una gran abundancia de asociaciones de micorrizas suelen tener más probabilidades de sobrevivir y mostrar una mayor biomasa. Las asociaciones de micorrizas son especialmente importantes durante el primer año de crecimiento de una planta. Las plántulas pueden acceder a más micorrizas en las zonas que contienen plantas que ya tienen relaciones micorrizas. Las micorrizas no suelen ser fieles a un solo huésped, por lo que formarán relaciones simbióticas con otras plantas introducidas en un entorno. Sin embargo, las plántulas introducidas en un entorno que ya es un hábitat para otras plantas podrían verse superadas por la competencia. Estoy interesado en analizar cómo la biomasa de las plántulas de castaño americano está influenciada por las micorrizas adoptadas de las comunidades de árboles maduros vecinos y la competencia de estos árboles. También estoy interesado en analizar cómo la diversidad genética de las micorrizas que forman asociaciones con las plántulas de castaño americano podría influir en la biomasa de las plántulas.

Castaños con hongos micorrícicos

Bauman, Jenise M.; Keiffer, Carolyn H.; Hiremath, Shiv; McCarthy, Brian C. 2013. Métodos de preparación del suelo que promueven la colonización ectomicorrícica y el establecimiento del castaño americano Castanea dentata en la restauración de minas de carbón. Journal of Applied Ecology. 50: 721-729.
El castaño americano, que en su día fue el tercer árbol más dominante en los bosques del este de Estados Unidos, ha sido casi eliminado por un hongo invasor, Cryphonectria parasitica Murrill. Introducido por primera vez en Norteamérica en 1904, el hongo se extendió rápidamente entre los castaños indefensos.
Una amplia investigación realizada durante las dos últimas décadas ha permitido albergar la esperanza de restaurar este querido árbol en su área de distribución natural. Un programa de cría de árboles iniciado por la American Chestnut Foundation parece estar muy cerca de establecer un castaño americano resistente al tizón. Otro esfuerzo de investigación, centrado en la reducción de la fuerza y las propiedades causantes de la enfermedad del hongo mediante ingeniería genética, también ha mostrado un gran potencial.
Además de estudiar los propios árboles y el hongo que los ataca, los investigadores también deben comprender las condiciones ambientales de crecimiento cuando intentamos recuperar los castaños americanos en nuestros bosques. Esto incluye comprender las condiciones del suelo y la luz donde se plantan los árboles, así como el papel de los hongos micorrícicos para ayudar a los árboles a sobrevivir y crecer.

Cultivo de avellanos y trufas

La gestión de los nutrientes en los castaños es única entre los cultivos de árboles perennes.    La nutrición rutinaria y adecuada es importante para la salud, el vigor y el rendimiento óptimo del árbol. Un programa completo de fertilización basado en el análisis del suelo, el análisis anual de las hojas y la observación del crecimiento del árbol maximizará el establecimiento y el desarrollo de los castaños.  Muchos suelos de Michigan proporcionan nutrientes en niveles suficientes para la producción de castaños.    Sin embargo, antes de plantar se recomienda que los cultivadores hagan una prueba de suelo. Una prueba de suelo le proporciona información valiosa sobre el pH del suelo, la textura y el estado de los nutrientes. Los castaños requieren suelos bien drenados y un pH de 4,5-6,5. Aunque no se conocen los niveles óptimos de nutrientes para el fósforo, el potasio, el calcio y el magnesio en el caso de los castaños, un análisis del suelo puede proporcionarle información para basar sus decisiones sobre la adición de nutrientes y cal.
El nitrógeno es un nutriente esencial y desempeña un papel fundamental en muchas funciones de las plantas.    La aplicación de fertilizantes es una parte necesaria del mantenimiento del huerto, ya que el estado de nitrógeno de un árbol puede tener un efecto profundo en la salud y el vigor. A la hora de considerar la cantidad de nitrógeno a utilizar, más no es necesariamente mejor. Un exceso de fertilización nitrogenada puede estimular en exceso el crecimiento vegetativo de los árboles y reducir la formación de yemas florales y la producción de fruta.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad