Calvatia gigantea

Ciclo vital de la calvatia gigantea

La Calvatia gigantea, comúnmente conocida como el hongo gigante, es una seta de tipo globo que se encuentra habitualmente en prados, campos y bosques caducifolios, normalmente a finales de verano y en otoño. Se encuentra en zonas templadas de todo el mundo[1].
La mayoría de los globos gigantes crecen hasta alcanzar de 10 a 50 centímetros (4 a 20 pulgadas), a veces hasta 90 cm (35 pulgadas) de diámetro; aunque ocasionalmente algunos pueden alcanzar diámetros de hasta 150 cm (60 pulgadas) y pesos de 20 kg (44 libras). El interior de los globos gigantes maduros es de color marrón verdoso, mientras que el de los inmaduros es blanco. Las grandes setas blancas son comestibles cuando son jóvenes[2][3].
El cuerpo fructífero de un hongo globo se desarrollará en el período de unas pocas semanas y pronto comenzará a descomponerse y pudrirse, momento en el que es peligroso comerlo. A diferencia de la mayoría de las setas, todas las esporas del hongo gigante se crean dentro del cuerpo fructífero; los especímenes grandes pueden contener fácilmente varios billones de esporas. Las esporas son amarillentas, lisas y de 3 a 5 μm de tamaño[2][3].
La clasificación de esta especie ha sido revisada en los últimos años, ya que se ha comprobado que la clase Gasteromycetes, anteriormente reconocida, que incluía a todos los globos, es polifilética. Algunos autores sitúan al globo gigante y a otros miembros del género Calvatia en el orden Agaricales. Además, en el pasado la especie ha sido colocada en otros dos géneros, Lycoperdon y Langermannia. Sin embargo, la opinión actual es que el globo gigante es Calvatia[4].

Receta de calvatia gigante

La Calvatia gigantea, comúnmente conocida como el hongo gigante, es un hongo que se encuentra comúnmente en los prados, campos y bosques caducifolios, generalmente a finales del verano y en otoño. Se encuentra en zonas templadas de todo el mundo[1].
La mayoría de los globos gigantes crecen hasta alcanzar de 10 a 50 centímetros (4 a 20 pulgadas), a veces hasta 90 cm (35 pulgadas) de diámetro; aunque ocasionalmente algunos pueden alcanzar diámetros de hasta 150 cm (60 pulgadas) y pesos de 20 kg (44 libras). El interior de los globos gigantes maduros es de color marrón verdoso, mientras que el de los inmaduros es blanco. Las grandes setas blancas son comestibles cuando son jóvenes[2][3].
El cuerpo fructífero de un hongo globo se desarrollará en el período de unas pocas semanas y pronto comenzará a descomponerse y pudrirse, momento en el que es peligroso comerlo. A diferencia de la mayoría de las setas, todas las esporas del hongo gigante se crean dentro del cuerpo fructífero; los especímenes grandes pueden contener fácilmente varios billones de esporas. Las esporas son amarillentas, lisas y de 3 a 5 μm de tamaño[2][3].
La clasificación de esta especie ha sido revisada en los últimos años, ya que se ha comprobado que la clase Gasteromycetes, anteriormente reconocida, que incluía a todos los globos, es polifilética. Algunos autores sitúan al globo gigante y a otros miembros del género Calvatia en el orden Agaricales. Además, en el pasado la especie ha sido colocada en otros dos géneros, Lycoperdon y Langermannia. Sin embargo, la opinión actual es que el globo gigante es Calvatia[4].

Enzima de calvatia gigantea

La Calvatia gigantea (sinónimo común de Langermannia gigantea), el Bola Gigante, puede crecer hasta 80 cm de diámetro y pesar varios kilogramos. Son fáciles de detectar, aunque desde la distancia podrían confundirse con ovejas.
Es casi inútil ir en busca de estos hongos escurridizos pero muy llamativos, a menos que conozca un lugar donde hayan aparecido en el pasado. Considere el nuevo hallazgo ocasional como un trozo de serendipia y anote la referencia del mapa.
La Calvatia gigantea es uno de los varios hongos que se han utilizado como apósito estíptico para detener la hemorragia de las heridas. Para ello, el bolo se corta en finas tiras. También se utiliza como yesca, un medio para llevar el fuego de un lugar a otro antes de que se inventaran las cerillas. Los apicultores también utilizaban trozos de este y otros tipos de hongos cuando necesitaban cuidar sus colmenas. El humo de un hongo gigante humeante se utilizaba para calmar a las abejas, reduciendo así en gran medida las posibilidades de que el apicultor fuera picado.
El número de esporas producidas por un gran cuerpo frutal de Calvatia gigantea no se mide en millones ni en billones, sino en trillones: un trillón es un millón de millones. Menos mal que no todas las esporas de una Calvatia gigantea dan lugar a micelios viables que producen Calvatia gigantea en otros lugares, o pronto nos quedaríamos sin «otros lugares» y no tendríamos espacio para nada más en ningún sitio.

Alimentación de calvatia gigantea

La Calvatia cyathiformis, o globo de esporas púrpura, es una gran especie sapróbica comestible de Calvatia. Este bolo terrestre tiene esporas de color púrpura o marrón púrpura, que lo distinguen de otros grandes Agaricales. Se encuentra sobre todo en praderas o pastizales de Norteamérica, Australia y probablemente en otros lugares.
El cuerpo fructífero mide entre 5 y 20 cm de alto y/o ancho[1]. Cuando es joven es relativamente liso y esférico o ligeramente aplanado y de color púrpura o marrón[1]. Tiene una gleba de color marrón chocolate o púrpura con un exoperidio liso. Al madurar suele adquirir forma de pera o irregular y la piel exterior adquiere un color oscuro o plateado. Al envejecer, el exterior se seca y se agrieta y el interior carnoso portador de esporas se desprende para ser distribuido por el viento y la lluvia. Una vez que las esporas se dispersan por completo, «queda una base estéril en forma de copa blanda y coriácea ligeramente enraizada en el suelo»[2].
Para hacer una comida con la mayoría de las setas, probablemente se espera encontrar al menos entre media y una docena, dependiendo del tamaño. Las especies de Calvatia de gran tamaño son especiales, ya que una o dos como máximo serán probablemente suficientes para una cena para dos personas. Aunque este hongo no tiene un fuerte sabor propio, sigue siendo bastante bueno, y su capacidad para absorber sabores lo convierte en un hallazgo gratificante[3]Lycoperdon utriforme es una especie similar[1].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad