Bosque de chopos

El césped

Poplar Forest es una plantación y una casa de plantación en Forest, en el condado de Bedford, Virginia. Thomas Jefferson diseñó la plantación y la utilizó como refugio privado y como plantación generadora de ingresos. Jefferson heredó la propiedad en 1773 y comenzó a diseñar y trabajar en la plantación en 1806. Aunque Jefferson es la persona más famosa asociada a la propiedad, ésta tuvo varios propietarios antes de ser adquirida para su restauración, conservación y exposición en 1984.
El Poplar Forest fue designado monumento histórico nacional en 1971 y en la actualidad es gestionado como casa-museo histórica por la Corporación para el Poplar Forest de Jefferson, una organización sin ánimo de lucro. La Corporación también es responsable del estudio arqueológico y de los trabajos de restauración en curso en la propiedad.
Jefferson visitaba anualmente el Bosque de los Álamos desde 1810 hasta 1823; diseñó el Bosque de los Álamos como lugar de retiro de su gran finca de Monticello. La casa de retiro se terminó de construir en 1816 y sus visitas iban desde unos pocos días hasta estancias de una semana[7][5] A menudo traía a sus nietas Ellen y Cornelia Jefferson Randolph a la casa después de que se terminara de construir en 1816, y siempre viajaba a Poplar Forest con un pequeño grupo de hombres y mujeres esclavizados que se encontraban en Monticello. [5] Jefferson mantuvo la propiedad exclusiva y los esclavos hasta 1790, cuando cedió 1.000 acres y seis familias de esclavos a su hija Martha y a su marido Thomas Mann Randolph Jr. Randolph dividiría y vendería más tarde el resto de las tierras de Jefferson; también vendió muchos de los esclavos de Jefferson para pagar deudas[5].

Edgemont

Poplar Forest es una plantación y una casa de plantación en Forest, condado de Bedford, Virginia. Thomas Jefferson diseñó la plantación y la utilizó como refugio privado y como plantación generadora de ingresos. Jefferson heredó la propiedad en 1773 y comenzó a diseñar y trabajar en la plantación en 1806. Aunque Jefferson es la persona más famosa asociada a la propiedad, ésta tuvo varios propietarios antes de ser adquirida para su restauración, conservación y exposición en 1984.
El Poplar Forest fue designado monumento histórico nacional en 1971 y en la actualidad es gestionado como casa-museo histórica por la Corporación para el Poplar Forest de Jefferson, una organización sin ánimo de lucro. La Corporación también es responsable del estudio arqueológico y de los trabajos de restauración en curso en la propiedad.
Jefferson visitaba anualmente el Bosque de los Álamos desde 1810 hasta 1823; diseñó el Bosque de los Álamos como lugar de retiro de su gran finca de Monticello. La casa de retiro se terminó de construir en 1816 y sus visitas iban desde unos pocos días hasta estancias de una semana[7][5] A menudo traía a sus nietas Ellen y Cornelia Jefferson Randolph a la casa después de que se terminara de construir en 1816, y siempre viajaba a Poplar Forest con un pequeño grupo de hombres y mujeres esclavizados que se encontraban en Monticello. [5] Jefferson mantuvo la propiedad exclusiva y los esclavos hasta 1790, cuando cedió 1.000 acres y seis familias de esclavos a su hija Martha y a su marido Thomas Mann Randolph Jr. Randolph dividiría y vendería más tarde el resto de las tierras de Jefferson; también vendió muchos de los esclavos de Jefferson para pagar deudas[5].

Historia del bosque de álamos

Thomas Jefferson, padre fundador y tercer presidente de los Estados Unidos, comenzó la construcción del Bosque de los Álamos en 1806.    Era un refugio y la más pura de sus obras maestras de arquitectura neoclásica.    Visitaba la casa, situada en las estribaciones de las montañas Blue Ridge, hasta cuatro veces al año, y a menudo se quedaba hasta un mes.    Su elegante diseño geométrico y su inusual y algo impracticable planta encarnaban las formas abstractas que tanto gustaban a los arquitectos del Neoclásico.    El bosque de álamos, con su paisaje cuidadosamente planificado, fue una creación arquitectónica personal y el lugar donde Jefferson encontró descanso y ocio y disfrutó de tiempo privado con su familia.
Thomas Jefferson soñó durante mucho tiempo con un retiro tranquilo donde pudiera alejarse de las presiones de la vida pública.    Su larga y distinguida carrera política le impidió hacer realidad su sueño hasta el final de su presidencia.    Jefferson adquirió la plantación de 4.800 acres en Poplar Forest gracias a su matrimonio con Martha Wayles Skelton en 1773. Durante la Revolución, cuando los británicos le expulsaron de Monticello en junio de 1781, escapó con su familia a Poplar Forest, alojándose en la única vivienda de la propiedad, la casa del capataz.    Durante una visita en 1801, una tormenta lo dejó encerrado en la casa del capataz con numerosos niños y perros.    Jefferson pasó su tiempo -en lo que sin duda era un entorno estrecho y ruidoso- calculando cuánto tiempo le llevaría pagar la deuda nacional.    Según la tradición, fue entonces cuando empezó a darse cuenta de las ventajas de construir un lugar más tranquilo para él.

Plano del bosque de álamos

Poplar Forest es una plantación y una casa de plantación en Forest, en el condado de Bedford, Virginia. Thomas Jefferson diseñó la plantación y utilizó la propiedad como refugio privado y como plantación generadora de ingresos. Jefferson heredó la propiedad en 1773 y comenzó a diseñar y trabajar en la plantación en 1806. Aunque Jefferson es la persona más famosa asociada a la propiedad, ésta tuvo varios propietarios antes de ser adquirida para su restauración, conservación y exposición en 1984.
El Poplar Forest fue designado monumento histórico nacional en 1971 y en la actualidad es gestionado como casa-museo histórica por la Corporación para el Poplar Forest de Jefferson, una organización sin ánimo de lucro. La Corporación también es responsable del estudio arqueológico y de los trabajos de restauración en curso en la propiedad.
Jefferson visitaba anualmente el Bosque de los Álamos desde 1810 hasta 1823; diseñó el Bosque de los Álamos como lugar de retiro de su gran finca de Monticello. La casa de retiro se terminó de construir en 1816 y sus visitas iban desde unos pocos días hasta estancias de una semana[7][5] A menudo traía a sus nietas Ellen y Cornelia Jefferson Randolph a la casa después de que se terminara de construir en 1816, y siempre viajaba a Poplar Forest con un pequeño grupo de hombres y mujeres esclavizados que se encontraban en Monticello. [5] Jefferson mantuvo la propiedad exclusiva y los esclavos hasta 1790, cuando cedió 1.000 acres y seis familias de esclavos a su hija Martha y a su marido Thomas Mann Randolph Jr. Randolph dividiría y vendería más tarde el resto de las tierras de Jefferson; también vendió muchos de los esclavos de Jefferson para pagar deudas[5].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad