Bosque de castaños

El castaño americano

Antes de principios del siglo XX, el castaño americano era la especie arbórea predominante en los bosques del este. Hoy, más de 100 años después de que una plaga lo obligara a extinguirse, los científicos están resucitando este árbol que en su día fue grandioso.
Antaño, su cremosa floración de junio engalanaba tanto los bosques de frondosas del este que parecían desde lejos «un mar con peines blancos surcando su superficie», escribió el naturalista Donald Culross Peattie. Esa exuberancia anual del castaño americano empezó a desaparecer del paisaje hacia 1904, cuando una plaga importada de castaños asiáticos empezó a arrasar desde Maine hasta Georgia. En la década de 1950 la destrucción era total.
De los miles de millones de castaños que crecían en el área de distribución histórica del árbol cuando se produjo la plaga, hoy en día sólo quedan decenas de supervivientes de la plaga en estado salvaje. Mucho más numerosos son los castaños que brotan de las raíces de los gigantes del bosque talados, sólo para morir en una o dos décadas a causa del hongo mortal que quizá nunca desaparezca.
Pero ahora llega la mejor esperanza en más de un siglo para restaurar la especie que una vez constituyó una cuarta parte de todas las maderas duras del este, con valores económicos y medioambientales incomparables con nada en el bosque actual. Una modesta pero histórica plantación de varios centenares de castaños pequeños ha completado su primera temporada de crecimiento en estado salvaje en tierras del Servicio Forestal de EE.UU. en Virginia, Carolina del Norte y Tennessee.

Tizón del castaño

Es un árbol caducifolio que crece hasta los 20 m de altura con una amplia copa. Las hojas son alternas, simples, de 10-22 cm de largo y 4,5-8 cm de ancho, con un margen dentado. Las flores se producen en amentos de 4-20 cm de longitud, con las flores femeninas en la base del amento y las masculinas en el resto. El fruto es una cúpula densamente espinosa de 4-8 cm de diámetro, que contiene dos o tres nueces marrones brillantes; éstas tienen 2-3 cm de diámetro en los árboles silvestres. El nombre científico mollissima deriva de los brotes suavemente vellosos y las hojas jóvenes[2][3].
Sinónimos: Castanea bungeana Blume; C. duclouxii Dode; C. fargesii Dode; C. formosana (Hayata) Hayata; C. hupehensis Dode; C. mollissima var. pendula X. Y. Zhou & Z. D. Zhou; C. sativa Miller var. formosana Hayata; C. sativa var. mollissima (Blume) Pampanini; C. vulgaris Lamarck var. yunnanensis Franchet.[2]
Cuando se cultiva cerca de otras especies de castaño (incluyendo el castaño japonés, C. crenata; el castaño americano, C. dentata; y el castaño dulce, C. sativa), el castaño chino se poliniza fácilmente con ellas para formar híbridos[4].

Madera de castaño

La especie es adecuada para las zonas más cálidas y continentales de Gran Bretaña (es decir, con una pluviometría inferior a 1500 mm al año), en suelos medios o pobres con un estado de humedad fresco o ligeramente seco. No se adapta a los suelos alcalinos o anegados. Los suelos arenosos ácidos son ideales para esta especie que, aunque es resistente al frío, no tolera la exposición.
El castaño es susceptible a varias especies de Phytophthora que atacan las raíces, principalmente P. cinnamomii y P. cambivora. El tizón del castaño introducido (Chryphonectria parasitica), que provoca cancros en la corteza y ciñe ramas y tallos, es una enfermedad grave en algunas partes de Europa.
La avispa oriental del castaño (OCGW) ha sido descubierta recientemente en el sur de Inglaterra y el valor del castaño dulce como especie maderera y para el monte bajo podría verse afectado si la plaga se estableciera. Para más información, visite la página de la Comisión Forestal sobre la avispa de las agallas
El castaño está clasificado como especie arbórea principal. Se trata de especies que en la actualidad se utilizan ampliamente para la silvicultura y que seguirán siendo dominantes, a menos que se vean afectadas por una nueva plaga o enfermedad o por el cambio climático.

Castañera china

Para otros usos de «castaño», véase Castaño (desambiguación). Para otros usos de «chinquapin» o «chinkapin», véase Chinquapin (desambiguación). Para otros usos de «Castanea», véase Castanea (desambiguación).
Los ejemplos y la perspectiva de este artículo pueden no representar una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión, o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Julio de 2020) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Los castaños de Indias (género Aesculus), que no están relacionados entre sí, no son verdaderas castañas, sino que reciben su nombre por producir nueces de aspecto similar que son ligeramente venenosas para los humanos. No deben confundirse con las castañas de agua, que son tubérculos de una planta herbácea acuática de la familia de las ciperáceas[7][8].
El nombre se cita dos veces en la versión King James de la Biblia. En una de ellas, Jacob pone ramitas peladas en los abrevaderos para favorecer la salud de las crías de su ganado[16]. Aunque puede indicar otro árbol, indica que el fruto era un alimento básico local a principios del siglo XVII[13].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad