Boletus badius

Identificación del bolete de laurel

La Imleria badia, comúnmente conocida como bolete de laurel, es una seta comestible y porosa que se encuentra en Europa y América del Norte, donde crece en bosques de coníferas o mixtos, en el suelo o en tocones de árboles en descomposición, a veces en grandes cantidades. Tanto el nombre común como el científico hacen referencia al sombrero de color laurel o castaño, que es casi esférico en los ejemplares jóvenes antes de ensancharse y aplanarse hasta alcanzar un diámetro de hasta 15 cm (6 pulgadas). En la parte inferior del sombrero hay pequeños poros amarillentos que se vuelven de color gris azulado cuando se golpean. El estípite liso y cilíndrico, que mide 4-9 cm de largo y 1-2 cm de grosor, tiene el mismo color que el sombrero, pero más pálido. Se han descrito algunas variedades en el este de Norteamérica, que difieren del tipo principal tanto en su morfología macroscópica como microscópica.
Descrito científicamente por primera vez por Elias Fries en 1818, el bolete de laurel fue reclasificado como Xerocomus badius en 1931, y sigue figurando así en varias fuentes. Los modernos estudios filogenéticos moleculares muestran que Xerocomus es polifilético (no desciende de un ancestro común), y el bolete de la bahía no está especialmente relacionado con las especies de ese género. Considerado a menudo como un pariente pobre del cep (Boletus edulis), I. badia es sin embargo considerado como un hongo comestible de primera calidad por algunos autores, como el experto en alimentación Antonio Carluccio, y se vende en los mercados de Europa y del centro de México. Sus setas están menos infestadas de gusanos que otras boletes. Varios estudios europeos han demostrado que el hongo puede bioacumular algunos metales traza del suelo, como el mercurio, el cobalto y el níquel. Además, la seta contiene un pigmento que concentra el cesio radiactivo; los ejemplares recogidos en Europa tras la catástrofe de Chernóbil de 1986 contenían varias veces más cesio-137 que los recogidos antes del incidente.

Wikipedia

Aunque varias de sus características definitorias pueden variar entre las colecciones, Imleria badia es una boleta bastante fácil de reconocer. Descrita originalmente en Europa, también se encuentra en los bosques de coníferas del noreste de América del Norte, la parte superior del Medio Oeste y los Apalaches, a menudo fructificando en madera muy descompuesta o alrededor de ella, y el color «marrón bahía» de su capuchón y tallo contrasta elegantemente con la superficie de los poros, de color amarillo pálido, que se magullan de forma azulada o grisácea. La superficie del tallo es distintiva, en mi opinión, pero es difícil de describir. Aunque el tallo no es reticulado, tampoco es liso; unas arrugas anchas y poco profundas cubren al menos la parte media cuando la seta es joven.
Ecología: Micorriza con coníferas (especialmente pinos y cicuta oriental), y a veces se reporta bajo hayas (especialmente en Europa) y abedules; crece de forma solitaria, dispersa o gregaria, a menudo desde o en las cercanías de tocones bien descompuestos y musgosos; en verano y otoño; ampliamente distribuida en el noreste de Norteamérica, el medio oeste superior y los Apalaches; también se encuentra en México y Europa. Las colecciones ilustradas y descritas son de Francia y Michigan.

El hongo del centavo

Boletus rubroflammeus es una especie de hongo bolete de la familia Boletaceae. Descrito por primera vez en Michigan en 1971, se encuentra en el este de Estados Unidos y en México, donde crece en una asociación micorrizada con árboles de madera dura. Los cuerpos fructíferos (setas) del hongo tienen sombreros de color rojo intenso a rojo púrpura, y poros de color rojo oscuro. El tallo tiene reticulaciones gruesas de color rojo oscuro (crestas elevadas en forma de red) y una estrecha zona amarilla en la parte superior. Todas las partes de la seta se tiñen rápidamente de azul cuando se lesionan o se cortan. Otras especies similares son el Boletus flammans, una especie de color más claro que crece con las coníferas. Otras especies similares pueden distinguirse por las diferencias en la distribución, la morfología, la reacción de tinción y las características microscópicas. Las setas Boletus rubroflammeus son venenosas y pueden causar molestias gastrointestinales si se consumen.
La especie fue descrita por primera vez por los micólogos estadounidenses Alexander H. Smith y Harry D. Thiers en su monografía de 1978 sobre los boletes de Michigan. La colección tipo fue realizada por Smith cerca de Ann Arbor,[1] y se conserva en el Herbario de la Universidad de Michigan[2] El epíteto específico rubroflammeus deriva de las palabras latinas ruber («rojo») y flammeus («flamígero»)[3].

Boletus edulis

La Imleria badia, comúnmente conocida como bolete de laurel, es una seta comestible y porosa que se encuentra en Europa y América del Norte, donde crece en bosques de coníferas o mixtos, en el suelo o en tocones de árboles en descomposición, a veces en cantidades prolíficas. Tanto el nombre común como el científico hacen referencia al sombrero de color laurel o castaño, que es casi esférico en los ejemplares jóvenes antes de ensancharse y aplanarse hasta alcanzar un diámetro de hasta 15 cm (6 pulgadas). En la parte inferior del sombrero hay pequeños poros amarillentos que se vuelven de color gris azulado cuando se golpean. El estípite liso y cilíndrico, que mide 4-9 cm de largo y 1-2 cm de grosor, tiene el mismo color que el sombrero, pero más pálido. Se han descrito algunas variedades en el este de Norteamérica, que difieren del tipo principal tanto en su morfología macroscópica como microscópica.
Descrito científicamente por primera vez por Elias Fries en 1818, el bolete de laurel fue reclasificado como Xerocomus badius en 1931, y sigue figurando así en varias fuentes. Los modernos estudios filogenéticos moleculares muestran que Xerocomus es polifilético (no desciende de un ancestro común), y el bolete de la bahía no está especialmente relacionado con las especies de ese género. Considerado a menudo como un pariente pobre del cep (Boletus edulis), I. badia es sin embargo considerado como un hongo comestible de primera calidad por algunos autores, como el experto en alimentación Antonio Carluccio, y se vende en los mercados de Europa y del centro de México. Sus setas están menos infestadas de gusanos que otras boletes. Varios estudios europeos han demostrado que el hongo puede bioacumular algunos metales traza del suelo, como el mercurio, el cobalto y el níquel. Además, la seta contiene un pigmento que concentra el cesio radiactivo; los ejemplares recogidos en Europa tras la catástrofe de Chernóbil de 1986 contenían varias veces más cesio-137 que los recogidos antes del incidente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad