Aspergilus

Aspergillus penicillium

El Aspergillus fue catalogado por primera vez en 1729 por el sacerdote y biólogo italiano Pier Antonio Micheli. Al observar los hongos al microscopio, Micheli recordó la forma de un aspergillum (aspersor de agua bendita), del latín spargere (rociar), y nombró el género en consecuencia[1] El aspergillum es una estructura asexual formadora de esporas común a todas las especies de Aspergillus; se sabe que alrededor de un tercio de las especies tienen también una fase sexual[2] Mientras que algunas especies de Aspergillus son conocidas por causar infecciones fúngicas, otras tienen importancia comercial.
Aspergillus se define como un grupo de hongos conidiales, es decir, hongos en estado asexual. Sin embargo, se sabe que algunos de ellos tienen un teleomorfo (estado sexual) en los Ascomycota. Con pruebas de ADN, todos los miembros del género Aspergillus son miembros del filo Ascomycota.
Los miembros del género poseen la capacidad de crecer donde existe una alta presión osmótica (alta concentración de azúcar, sal, etc.). Las especies de Aspergillus son altamente aeróbicas y se encuentran en casi todos los ambientes ricos en oxígeno, donde comúnmente crecen como mohos en la superficie de un sustrato, como resultado de la alta tensión de oxígeno. Comúnmente, los hongos crecen en sustratos ricos en carbono como monosacáridos (como la glucosa) y polisacáridos (como la amilosa). Las especies de Aspergillus son contaminantes comunes de los alimentos con almidón (como el pan y las patatas), y crecen dentro o sobre muchas plantas y árboles[cita requerida].

Aspergillus fumigatus

Las enfermedades causadas por A. niger fueron descritas por primera vez por Cramer en 1859, las causadas por A. nidulans y A. flavus por Siedemann en 1889. A. terreus fue identificado como patógeno en 1922 por Langeron.
Para el tratamiento de las infecciones por especies de Aspergillus se utilizan diversos fármacos antimicrobianos (como el voriconazol, la caspofungina, el posaconazol o el itraconazol)[22].
Por otro lado, si se considera que Aspergillus es un género, se encuentra en la familia Trichocomaceae. David Malloch dividió esta familia en 1985 en dos subfamilias, la Trichocomiideae con los géneros anamórficos Penicillium y Paecilomyces y la Dichlaenoideae con los anamórficos Aspergillus, Penicillium, Merimbla, Paecilomyces y Polypaecilum[35] El hecho de que los mismos anamórficos aparezcan en ambas subfamilias ya demuestra que no son grupos monofiléticos.

Moho aspergillus en el hogar

Algunas personas con asma son alérgicas a las esporas de los hongos. Éstas pueden desencadenar un ataque de asma si se inhalan. Algunas personas desarrollan una enfermedad conocida como aspergilosis broncopulmonar alérgica (ABPA), en la que el asma empeora significativamente como resultado del aumento de la inflamación pulmonar.
En raras ocasiones, una persona puede sufrir una grave infección pulmonar o de otros órganos por este hongo. Puede afectar a algunas personas gravemente enfermas o a aquellas cuya resistencia está disminuida por estar tomando medicamentos que suprimen su sistema inmunitario. La estructura de los pulmones Los pulmones están dentro del tórax, protegidos por la caja torácica y envueltos en una membrana llamada pleura. La tráquea se divide en dos tubos, llamados bronquios, que dan servicio a un pulmón cada uno. Los bronquios se dividen en tubos más pequeños llamados bronquiolos, que finalmente se ramifican en sacos de aire aún más pequeños llamados alvéolos. Cada alvéolo tiene una fina malla de capilares. Aquí es donde se produce el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.
Una persona con asma que es alérgica al Aspergillus tendrá espasmos de los bronquiolos, lo que provoca disnea y sibilancias. Alérgenos y asma Nueve de cada diez personas con asma descubren que sus síntomas empeoran cuando se exponen a ciertos desencadenantes o alérgenos. Un alérgeno es cualquier sustancia que provoca una respuesta exagerada del sistema inmunitario, que trata la sustancia no venenosa como si lo fuera. Las personas asmáticas son alérgicas a diferentes desencadenantes, como el humo del tabaco, el humo de la madera, el polen, los ácaros del polvo o las esporas de Aspergillus.

Wikipedia

Aspergillus fumigatus, un saprótrofo muy extendido en la naturaleza, se encuentra normalmente en el suelo y en la materia orgánica en descomposición, como los montones de compost, donde desempeña un papel esencial en el reciclaje del carbono y el nitrógeno[1] Las colonias del hongo se producen a partir de conidióforos; miles de conidios diminutos de color verde grisáceo (2-3 μm) que se transportan fácilmente por el aire. Durante muchos años, se pensó que A. fumigatus sólo se reproducía de forma asexual, ya que nunca se había observado ni el apareamiento ni la meiosis. En 2008, se demostró que A. fumigatus posee un ciclo reproductivo sexual totalmente funcional, 145 años después de su descripción original por Fresenius[2] Aunque A. fumigatus se da en zonas con climas y entornos muy diferentes, muestra una baja variación genética y una falta de diferenciación genética de la población a escala global[3], por lo que se mantiene la capacidad de sexo, aunque se produce poca variación genética.
El hongo es capaz de crecer a 37 °C o 99 °F (temperatura normal del cuerpo humano), y puede crecer a temperaturas de hasta 50 °C o 122 °F, con conidios que sobreviven a 70 °C o 158 °F, condiciones que encuentra regularmente en los montones de compost autocalentables. Sus esporas son omnipresentes en la atmósfera, y se calcula que todo el mundo inhala varios cientos de esporas al día; normalmente, éstas son eliminadas rápidamente por el sistema inmunitario en individuos sanos. En individuos inmunocomprometidos, como los receptores de trasplantes de órganos y las personas con sida o leucemia, es más probable que el hongo se convierta en patógeno, superando las defensas debilitadas del huésped y causando una serie de enfermedades generalmente denominadas aspergilosis. Debido al reciente aumento del uso de inmunosupresores para tratar enfermedades humanas, se estima que A. fumigatus puede ser responsable de más de 600.000 muertes al año, con una tasa de mortalidad entre el 25-90%[4]. Se han postulado varios factores de virulencia para explicar este comportamiento oportunista[5].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad